Miguel Amaya, el mejor prospecto panameño previo a la campaña 2020, ha sido enviado a Ligas Menores por los Cachorros de Chicago. El día de hoy Amaya ha sido asignado al equipo Tennessee Smokies, la sucursal Doble A de los Cachorros.

Este movimiento no ha sido una sorpresa, pues desde antes que iniciara la postemporada se esperaba que Amaya fuera enviado a Ligas Menores. El receptor santeño fue firmado en 2015 y hasta ahora ha jugado un nivel distinto en Ligas Menores en cada temporada. En 2016 jugó en nivel Rookie, en República Dominicana. En 2017 jugó en Clase A-, en 2018 subió a Clase A y en 2019 jugó en Clase A+. A este ritmo debería jugar en Doble A durante el 2020, subir a Triple A en 2021 y una vez allá se convierte en una opción disponible para el equipo de MLB.

Es muy difícil que un equipo en MLB haga subir a uno de sus mejores prospectos de Clase A+ a MLB. Las llamadas de Doble A a MLB son un poco más comunes, pero siguen siendo raras. La mayoría de los prospectos se convierten en una opción disponible para sus respectivos equipos una vez llegan a Triple A. A Miguel Amaya aún le falta llegar al nivel más alto de Ligas Menores, aunque no se descarta que eso pueda suceder este mismo año.

Amaya jugó en 33.1 episodios como receptor en la pretemporada 2020 y acumuló 25 turnos oficiales al bate. Conectó 4 imparables, empujó dos carreras, recibió 8 ponches y dejó su promedio de bateo en .188 en la pretemporada. Aunque para muchos esta producción ofensiva fue muy baja, lo importante de este Spring Training para Amaya es darse a conocer, aprender de los jugadores veteranos, compartir con los instructores y otros jugadores y prepararse mentalmente para el reto de los próximos años, donde un buen desempeño en Spring Training podría crearle un espacio en el equipo de MLB.

Hasta ahora los comentarios sobre Amaya son muy positivos y los fanáticos ya han empezado a soñar en un futuro con nuestro compatriota como receptor titular. Lo que queda es seguir haciendo el trabajo y prepararse para lo que viene en  los próximos años.

 

 

Deja un comentario