Los Padres pasaron la temporada baja construyendo uno de los bullpens más completos del béisbol, agregando lanzadores izquierdos y derechos.  Inicialmente no dejaron mucho espacio para una sorpresa de primavera.

Pero, ¿qué pasa si esa sorpresa de primavera es un prospecto con una recta de 99 MPH con buen movimiento?  ¿Y qué pasa si combina esa recta con un slider que cae en la zona de strikes?  Y ¿que tal si este lanzador solo ha sido un lanzador durante un año y no se sabe todavía cual es su verdadero potencial?

Sí, probablemente cualquier equipo tiene espacio para un brazo así.

En tres salidas esta primavera, Javy Guerra aún no ha permitido carrera.  Ha pasado un año desde que comenzó su transición del campocorto al montículo.  Su ascenso ha sido impresionante.

«A veces me sorprende dónde estoy ahora», dijo Guerra.  «Pero me siento bien al respecto. Me siento bien en el montículo, me siento bien en el bullpen durante el juego. Cuanto más lanzo, me siento más cómodo»

El innegable talento de Guerra es solo una de las razones por las que los Padres tomaron esa decisión de enviarlo al bullpen y darle esa oportunidad como lanzador.

Deja un comentario