Edmundo Sosa se encuentra en el campo de entrenamientos de los Cardenales de San Luis compitiendo por un puesto en el roster de MLB. El favorito para llevarse el puesto de «utility» de San Luis hasta ahora era el dominicano Yairo Muñoz, quien fue el utility del equipo en 2018 y 2019. Sin embargo, en el día de hoy los Cardenales, de manera inesperada, acaban de prescindir de los servicios de Muñoz.

Yairo Muñoz es un jugador de 25 años que entre 2018 y 2019 jugó en 196 partidos y conectó 10 HR con 55 empujadas, bateando para .273/.331/.391 en 465 turnos al bate. Más importante, Muñoz jugó al menos 50 episodios en 6 posiciones distintas a la defensiva, incluyendo el cuadro interior (a excepción de la receptoría) y los jardines.

Para el 2020 se esperaba que Muñoz repitiera como utility del equipo. En Spring Training Muñoz batea para .375 con 1 HR y 4 empujadas, jugando principalmente en el campo corto. Es por esta razón que la noticia de que Muñoz fue dejado en libertad resulta inesperada. Según se reporta en los Estados Unidos, Muñoz «dejó el equipo, voló a casa» sin notificar a los Cardenales.

En una de las historias más extrañas de los entrenamientos de primavera, el presidente de los Cardenales, John Mozeliak, habló con los reporteros el sábado por la mañana en el Roger Dean Stadium.

«La semana pasada, se subió a un avión y voló a la República Dominicana», dijo Mozeliak, «sin que lo supiéramos».

De forma inesperada, Muñoz abandonó el equipo y se regresó a República Domincana. No se sabe exactamente por qué, pero los Cardenales terminaron prescindiendo del contrato de Muñoz.

«Simplemente decidimos que, según lo que escuchamos de su agente, cortar los lazos es lo mejor. Simplemente no estaba contento aquí», dijo Mozeliak. «Frustrado con la forma en que fue utilizado el año pasado y no le gustó la dirección que estaban tomando las cosas este año»

Esta noticia, aunque lamentable, representa una gran oportunidad para Edmundo Sosa, quien derepente aparece como el mejor candidato de los Cardenales para el puesto de segunda base y campo corto de reserva. Así es como se muestra en el Depth Chart de MLB:

San Luis inició el campo de entrenamientos con 12 jugadores clasificados como jugadores de cuadro interior, sin incluir la primera base. De esos 12 jugadores, 4 son invitados fuera del roster de 40.

Nombre Posición Edad Rol
Edman, Tommy SS 26 3B titular
Sosa, Edmundo SS 25 ?
Schrock, Max (NRI) 2B 26
Gorman, Nolan (NRI) 3B 21
Wong, Kolten 2B 30 2B Titular
DeJong, Paul SS 27 SS titular
Munoz, Yairo SS 26
Montero, Elehuris 3B 22
Carpenter, Matt 3B 35 ?
Miller, Brad 2B 31 ?
Mendoza, Evan (NRI) SS 25
Robertson, Kramer (NRI) 2B 26

 

Si asumimos que los jugadores invitados y que no forman parte del roster de 40 no tienen oportunidad de hacer el equipo y sabiendo que Muñoz fue dejado en libertad y que Montero fue enviado a Ligas Menores, quedarían 3 jugadores con roles por decidir dentro del equipo. Estamos hablando de Edmundo Sosa, Matt Carpenter y Brad Miller.

Tanto Miller como Carpenter son dos veteranos con un mínimo de 7 años de experiencia en MLB. Miller, de 30 años, tiene un contrato por 2 millones de dólares para el 2020. Carpenter, de 34 años, tiene un contrato por 18.5 millones de dólares que se extiende hasta el 2021.

Si tomamos en cuenta los salarios de los jugadores, Carpenter definitivamente estará en el equipo. Se trata de un jugador de franquicia y no se espera que los Cardenales se deshagan de él en un futuro cercano.

El contrato de Miller fue firmado a inicios del mes de febrero y no se espera que los Cardenales prescindan de sus servicios. La pregunta obligatoria es… ¿llevarán los Cardenales a tres jugadores de cuadro interior en el roster de 26 hombres?. O ¿acaso dejarán por fuera a Edmundo Sosa?

Casi siempre la banca de los equipos está formada por 3 o 4 jugadores entre los cuales se incluye a un receptor de reserva, uno o dos jardineros de reserva y uno o dos jugadores de cuadro interior. Cuando los Cardenales tenían a Yairo Muñoz éste se encargaba de jugar el cuadro interior y los jardines, por lo cual los Cardenales podían optimizar el uso del roster de 25. Aunque para este año el roster de 25 pasó a ser roster de 26, el llevar a 3 jugadores de cuadro interior en la banca es inusual, lo cual no son buenas noticias para Edmundo Sosa.

Pero no todo está perdido para el panameño. Hay algo muy importante que debemos tomar en cuenta en este análisis y es la versatilidad de los peloteros. Sosa tiene capacidad de jugar la segunda base, tercera base y campo corto. Matt Carpenter nunca ha jugado en el campo corto en MLB y no juega en segunda base desde 2018. Brad Miller ha jugado la mayor parte de su carrera en el campo corto, aunque solamente ha jugado en esa posición en 34 episodios en las últimas dos temporadas. La mayor parte del tiempo de juego de Miller en 2018 y 2019 ha sido en los jardines, en segunda y tercera base.

La última vez que Miller jugó de manera regular en el campo corto fue en 2016. Llevar a dos jugadores, uno sin experiencia en el campo corto y el otro con 34 episodios en el campo corto en los últimos 3 años no es una manera lógica de armar un roster de MLB. Edmundo Sosa tiene que estar en el equipo como campo corto y segunda base de reserva. Matt Carpenter será una opción en primera y tercera base y Miller jugará en los jardines y en la tercera.

Todos los años los equipos de MLB sufren lesiones y deben estar preparados para ello. Es casi imposible terminar la temporada con el mismo roster del primer partido del año. La versatilidad de Edmundo Sosa lo convierte en la opción idónea para remplazar a Paul DeJong en el campo corto y jugar en la segunda y tercera base cuando sea necesario.

Antes de la salida de Muñoz las posibilidades de Sosa eran muy bajas. Cualquiera puede argumentar que 3 infielders en la banca es una posibilidad con la expansión del roster a 26 jugadores, pero hablar de 4 infielders de reserva está fuera de discusión.

La fortuna le ha sonreído a nuestro compatriota y ahora más que nunca se debe esforzar para asegurarse un puesto a largo plazo en MLB.

Deja un comentario