El 2019 está llegando a su fin, al igual que la segunda década del siglo XXI. Me parece que este es un buen momento para recordar todo lo que hemos hecho en los últimos 10 años. Para los panameños fanáticos del mejor béisbol del mundo les traigo este top con los panameños con mejor desempeño en MLB entre el año 2010 y 2019.

Para discriminar qué pelotero tuvo mejor producción que otro, utilizaremos el bWAR de Baseball Reference, cuya interpretación ya explicamos en este post. El WAR básicamente resume el aporte global de cada pelotero en cada temporada. Para este post se ha utilizado un algoritmo computacional especial que ha recolectado los datos de todos los panameños que participaron de al menos un partido en esta década, y se ha procedido a calcular el aporte acumulativo de cada pelotero con base en WAR.

Sin más que aportar, les dejo el top 10.

10. Manny Corpas (0.2 WAR)

top 10

Manny Corpas tuvo una gran temporada en el año 2007 que lo vio convertirse en el cerrador titular de los Rockies de Colorado, llegando incluso a disputar la Serie Mundial de ese año, la cual perdieron ante los Medias Rojas de Boston. Luego del 2007, Corpas ya no tuvo tanto éxito como cerrador, llegando incluso a perder la posición durante la temporada 2008. En la década de 2010 al 2019 Corpas participó en 3 temporadas, en el año 2010 y 2013 con Colorado y en el 2012 con los Cachorros de Chicago.

En el año 2011, luego de haber sido dado de baja por los Rockies de Colorado, Corpas firmó con los Rangers de Texas, pero no disputó ningún partido en dicho uniforme, pues se sometió a la operación Tommy John, perdiéndose toda la temporada. Corpas se mantuvo activo hasta el año 2014, cuando jugó en 28 partidos con el equipo Colorado Springs, la sucursal AAA de los Rockies de Colorado.

Al finalizar la temporada 2014, Corpas fue dado de baja y desde entonces se ha mantenido jugando en equipos no afiliados a franquicias de la MLB, en las ligas profesionales en Venezuela y México. En el 2019 Corpas fue parte del equipo de Panamá que fue campeón de la Serie del Caribe celebrada en Panamá.

Numeritos en la década: 135 partidos (G), 4 victorias (W), 9 derrotas (L), 10 salvamentos (SV), 4.79 de efectividad (ERA), 150.2 episodios lanzados (IP), 105 ponches (SO) y 65 bases por bolas (BB).

9. Darío Agrazal (0.6 WAR)

Darío Agrazal debutó en el año 2019 con los Piratas de Pittsburg. Fue el lanzador abridor del partido del 15 de junio entre los Piratas y los Marlins, donde lanzó 4 episodios, permitió 3 carreras, 2 de ellas limpias, 6 hits y 3 ponches sin permitir base por bolas. Agrazal fue bajado a Triple A luego del partido, pero sería subido nuevamente para una apertura el 26 de junio frente a Houston.

Agrazal, quien inició su carrera como profesional en 2013 con los Piratas, fue subiendo de nivel de manera un poco agresiva entre el 2018 y el 2019, dado el gran potencial que algunos scouts ven en el oriundo de Aguadulce. Agrazal inició el año 2018 en clase A fuerte, subiendo a doble A y por último siendo seleccionado para la Liga de Otoño de Arizona, una liga a la cual los equipos de MLB envían a los prospectos que se consideran más cercanos a la MLB. En 2019 Agrazal inició en doble A, subió a Triple A y llegó a MLB, todo en los primeros 3 meses de la temporada.

Para el año 2020 Agrazal estará participando con los Tigres de Detroit, quienes lo solicitaron en cambio a los Piratas a cambio de consideraciones monetarias. Los Piratas, luego de cambiar su gerente general (ahora Ben Cherington), decidieron sacar a Darío del roster de 40 para hacerle espacio a los jugadores que deseaban proteger de la regla 5 del draft. Afortunadamente los Tigres ven potencial en Darío y han decidido unirlo a sus filas para la próxima temporada.


Numeritos en la década: 15 G, 4 W, 5 L, 4.91 ERA, 73.1 IP, 41 SO, 18 BB.

8. Carlos Lee (1.5 WAR)

El Caballo participó en las temporadas 2010, 2011 y parte de 2012 con los Astros de Houston. El 4 de julio de 2012 fue cambiado a los Marlins de La Florida, donde finalizó su carrera al final de la temporada. Con 36 años de edad, Carlos Lee decidió retirarse en 2012, luego de haber amasado una fortuna de aproximadamente 130 millones de dólares, todo gracias a los 358 HR, 1363 carreras empujadas y promedio de bateo de .285 en 14 temporadas.

Es posible que, de proponérselo, Carlos Lee podría haber jugado en una o dos temporadas más. Sin embargo, el panameño decidió retirarse siendo un pelotero aún relativamente joven, con buenas ganancias y en un nivel de juego aún decente. En su carrera, Lee amasó un total de 28.3 WAR, por lo que el 1.5 WAR entre los años 2010 y 2012 nos dicen que al inicio de la década, Lee ya se encontraba en el ocaso de su carrera. Su producción global se vio muy afectada por su defensa, que lo vio abandonar el jardín izquierdo en favor de la primera base de forma parcial en 2011 y a tiempo completo en 2012.

Para algunos parecerá injusto que Carlos Lee ocupe un octavo puesto en este top, dada la gran popularidad de este pelotero entre la fanaticada panameña. Sin embargo, los puestos de esta lista han sido tomados en cuenta con base en estadísticas y la producción general en la década. Da la casualidad que el inicio de la década marcó el final de la gran carrera de Carlos Lee, uno de los peloteros panameños más destacados en la historia de la MLB.

Numeritos en la década: 459 juegos jugados (G), 1740 turnos al bate (AB), 455 hits (H), 94 dobles (2B), 6 triples (3B), 51 home runs (HR), 260 carreras empujadas (RBI), 154 bases por bolas (BB), .261/.321/.410 (AVG/OBP/SLG).

7. Randall Delgado (2.1 WAR)

Randall Delgado debutó en 2011 con los Bravos de Atlanta. En aquellos días se hablaba de Randall Delgado como una de las promesas de los Bravos, junto otros prospectos tales como Julio Teheran, Mike Minor y Arodys Vizcaíno. De hecho, previo a la temporada 2011 Randall Delgado fue rankeado como el 35 mejor prospecto en todas las Grandes Ligas por Baseball America y en el puesto 58 por Baseball Prospectus.

Para el año 2012, Randall se encontraba en el puesto 46, 42 y 41 en las publicaciones anuales de prospectos de Baseball America, la propia MLB y Baseball Prospectus, respectivamente. La inefectividad y algunas lesiones han afectado la carrera de Randall, que en el año 2013 tuvo su mayor participación, abriendo 19 partidos y totalizando 116.1 episodios lanzados. Esto con el equipo de los Arizona Diamondbacks, quienes lo adquirieron en el 24 de enero de 2013 en el cambio que llevaría a Justin Upton a los Bravos. Su mejor campaña en cuanto a WAR (0.9) llegó en 2015 cuanto lanzó en 77.2 episodios, participó en 64 juegos, todos menos uno como relevista, y tuvo marca de 8-4 con 3.25 de ERA.

Desde el 2014 Randall ha participado casi exclusivamente como un lanzador relevista, siendo abridor en apenas 10 partidos de los 226 en los que ha visto acción desde 2014 a 2019. Su participación en este periodo ha sido poco constante, alternando periodos de buenos resultados con periodos en los que no ha sido tan efectivo. Actualmente se encuentra afiliado a la organización de los Yankees de Nueva York, quienes lo firmaron como agente libre en mayo de 2019.


Numeritos en la década: 271 G, 30 W, 29 L, 4.10 ERA, 542.2 IP, 465 SO, 203 BB.

6. Jaime Barría (2.1 WAR)

Jaime Barría debutó en el 2018 con los Angelinos de Anaheim. Inició su carrera, con tan solo 21 años, el 11 de abril de 2018 lanzando 5 episodios de 1 hit y una carrera con 3 ponches y 3 bases por bolas. Un buen inicio, para lo que sería una gran temporada. Barría abrió 26 partidos en 2018, la mayor cantidad para un panameño desde que Bruce Chen abriera 34 partidos con los Reales de Kansas City en 2012 y apenas la quinta vez que un panameño logra alcanzar un mínimo de 26 aperturas en una temporada.

Aunque Barría nunca estuvo rankeado en ninguna de las listas de prospectos, su paso por las ligas menores fue relativamente rápido, logrando avanzar desde la clase A fuerte, pasando por doble A y llegando a triple A en una sola temporada (2017). El debut de Barría a los 21 años (quinto pelotero más joven en MLB en el 2018) y la gran temporada que tuvo es una hazaña que pocos jugadores son capaces de lograr, incluso aquellos considerados como grandes prospectos. Barría logró acumular un total de 2.6 WAR en su campaña inicial, siendo este el mejor debut de la historia de un lanzador panameño en la MLB. Entre todos los jugadores panameños, el debut de Jaime Barría se encuentra de tercero, siendo superado solamente por la campaña debut de Ramón Webster (2.7) y el mismísimo Rod Carew (2.8). Para Barría el año 2018 terminó con marca de 10-9 y 3.41 de efectividad en 129.1 episodios lanzados.

En el artículo publicado en este sitio, ¿Qué es y para qué se utiliza el WAR en MLB?, expliqué que el WAR se puede traducir en dólares aportados por un jugador a un equipo, pues existen estadísticas que nos dicen cuanto le cuesta a los equipos en MLB contratar 1 WAR en un jugador. En el año 2018, 1 WAR costaba aproximadamente 8 millones de dólares, por lo que Jaime Barría produjo más de 20 millones de dólares a su equipo, aunque recibiendo el salario mínimo. La producción de los jugadores pocas veces se ajusta a su nivel de juego, tanto en beneficio como en contra de los peloteros. Sea como sea, el desempeño de Jaime Barría en 2018 fue muy productivo para los Ángeles.

El 2019 ha sido otra historia. Jaime Barría tuvo marca de 4-10 con 6.42 de ERA en 82.2 episodios, lo cual produjo un WAR de -0.6, reduciendo el valor total de su joven carrera. Pero, a pesar de la campaña difícil en 2019, Jaime Barría apenas tiene 23 años y dista mucho de ser un caso perdido. El 2020 representa una nueva oportunidad para enderezar el rumbo de su carrera, para lo cual tendrá que ganarse nuevamente la confianza de los Ángeles de Anaheim con tal de seguir en los planes del equipo a futuro.


Numeritos en la década: 45 G, 11 W, 15 L, 4.58 ERA, 212.0 IP, 173 SO, 74 BB.

5. Rubén Tejada (3.5 WAR)

«El Rookie»Rubén Tejada debutó al inicio de la década con los Mets de Nueva York en un partido frente a los Marlins de La Florida como bateador emergente en la parte baja de la novena entrada. No logró conectar de hit en su único turno al bate y se mantuvo jugando a la defensiva en la segunda base hasta el final del partido, que llegaría al décimo episodio finalizando con una derrota de los Mets con marcador de 7 a 6. El día de su debut, Tejada tenía solamente 20 años, la cual es una edad muy temprana para el debut de cualquier jugador en la Gran Carpa.

En aquellos días los Mets tenían un equipo que contaba con estrellas como José Reyes (campo corto), David Wright (tercera base) y la joven promesa Ike Davis (primera base) en el cuadro interior. El segunda base titular era Luis Castillo, por lo que Tejada difícilmente tendría la oportunidad de abrirse un espacio en el infield de los Mets. Pero de alguna forma, Tejada logró encontrar espacio para jugar. En el 2010 Tejada jugó en 78 partidos, 50 en segunda base y 28 como campo corto.

Para cualquier equipo en MLB resulta muy útil tener a un jugador que pueda jugar múltiples posiciones. Todos los equipos de béisbol aspiran a tener un buen «utility» para darle descanso a sus jugadores titulares y Tejada cumple con ese perfil. Durante su carrera, Tejada ha jugado 3901 episodios en el campo corto, 966 en la segunda base y 323.1 en tercera e incluso tiene 1 episodio como lanzador. De manera colectiva Tejada ha logrado resultados positivos a la defensiva durante toda su carrera, razón por la cual aún se mantiene vigente como pelotero.

El principal problema de Tejada siempre ha sido su ofensiva. En el 2010, en los 78 partidos que disputó recibió 255 apariciones en el plato, conectando 1 HR, empujando 15 carreras, con un triple slash de .213/.305/.282, lo cual es bastante bajo para mantenerse en MLB. Sin embargo, en aquel momento Tejada era un jugador de tan solo 20 años y ninguna organización espera que un pelotero muestre su potencial ofensivo a tan temprana edad. Pero Tejada nunca maduró como pelotero ofensivo.

En el 2012, ya como campo corto titular de los Mets luego de la salida de José Reyes, Tejada tuvo su mejor campaña con 1 HR, 25 RBI, .289/.333/.685 en 114 partidos, lo cual se traduce en 2.1 WAR. Esta producción es aceptable para un jugador abridor en MLB y con 22 años aún se esperaba que Rubén desarrollara aún más su potencial ofensivo. Lastimosamente aquella fue su campaña más productiva a la ofensiva y desde entonces no ha logrado capitalizar las oportunidades.

En 2014, con 24 años, jugó su mayor cantidad de partidos (119), pegando 5 HR, empujando 34 carreras y con .237/.342/.310, lo que se traduce en 1.4 WAR. Una producción bastante modesta. En 2015 participó en 116 partidos y totalizó una campaña con valor negativo para su equipo (-0.2 WAR). Aún así los Mets clasificaron a los playoffs contra los Dodgers de Los Ángeles, donde Tejada se vio involucrado en una jugada brutal con Chase Utley en la segunda base:

Ese fue el final de los playoffs para Tejada. Al intentar romper el doble play, Utley le rompio la fíbula (peroné) a Tejada, lo cual finalizó su temporada y llevó a la creación de la «regla Rubén Tejada», una modificación al reglamento que permite a los árbitros cantar out al corredor y al bateador si el corredor se sale de su trayectoria hacia una base para romper un doble play o si de alguna forma el corredor arremete contra un infielder para evitar una jugada. Es decir, de haber existido esta regla en el momento del incidente con Utley, tanto el corredor como el bateador habría estado outs en el momento que Chase Utley intentó romper el doble play.  Esta regla inhabilita ese tipo de jugadas que han sido muy comunes desde el propio inicio del beisbol organizado.

Luego de esa jugada, Tejada confiesa que le tomó más de año y medio recuperarse por completo de la lesión. Inicialmente Utley fue suspendido por 2 juegos, pero luego la suspensión fue revocada. En el mundo del béisbol se condenó la jugada de Chase Utley y se mostró un gran apoyo hacia Rubén Tejada. Los fanáticos de los Mets utilizaron el hashtag #winitforruben en apoyo a Rubén Tejada y como una motivación para ganarlo todo ese año. Los Mets terminarían eliminando a los Dodgers y eventualmente llegaron a la Serie Mundial, la cual perdieron frente a los Reales de Kansas City.

En el año 2016 los Mets dejaron en libertad a Tejada y desde entonces ha jugado en 83 partidos con San Luis, Baltimore, San Francisco y Los Mets, que lo recontrataron en marzo de 2019. Sorprendentemente, aunque Rubén Tejada debutó hace 10 años iniciará el 2020 con 30 años, una edad considerada aún productiva en MLB, por lo que su carrera aún podría continuar durante unos cuantos años más. Sin embargo, la carrera de Tejada, un jugador que alguna vez fue titular en La Gran Manzana no ha sido la misma desde el incidente con Chase Utley, que posiblemente le costo un par de millones de dólares en contratos.

Numeritos en la década: 663 G, 2119 AB, 530 H, 110 2B, 1 3B, 10 HR, 158 RBI, 202 BB, .250/.324/.317 (AVG/OBP/SLG).

4. Johan Camargo (4.0 WAR)

Johan Camargo debutó con 23 años de edad con los Bravos de Atlanta en un partido contra los Marlins de Miami el 11 de abril de 2017, como bateador emergente. Se fue de 0-1 con 1 ponche. En su primera campaña con los Bravos, el apodado «JC» participó en 82 partidos, siendo utilizado como un «super utility», es decir, un jugador que juega en varias posiciones. En 2017 jugó la segunda base (57 episodios), campo corto (205.1 episodios), tercera base (286.0 episodios) y el jardín izquierdo (1 episodio). Los resultados a la defensiva fueron buenos y con el bate también: 4 HR, 27 RBI, .299/.331/.452, totalizando 1.0 WAR. Un buen debut para cualquier jugador que nunca estuvo considerado nisiquiera entre los 30 mejores prospectos de los Bravos.

El 2018 fue el año de Johan Camargo: 19 HR, 76 RBI, .272/.349/.457 mientras jugaba la segunda (3 juegos), tercera (114 juegos) y el campo corto (18 juegos) de los Bravos (134 juegos en total). Esta producción le permitió acumular 3.7 WAR en la temporada, lo cual ya se acerca al nivel de un jugador de juego de estrellas. José Abreu (1.7 WAR) y Salvador Pérez (2.4 WAR) fueron abridores en el Juego de Estrellas y tuvieron una producción menor que la de JC.

La temporada 2018 de Johan Camargo luce más impresionante cuando se toman en cuenta estadísitcas avanzadas como el +wRC de 116, que nos dice que Johan fue un 16% más productivo que el promedio de jugadores en la liga. Esto lo coloca por encima de nombres como Edwin Encarnación (115 +wRC), Joey Gallo (108 +wRC), Yuli Gurriel (107 +wRC), Mike Moustakas (105 +wRC), entre otros nombres conocidos.

El 3.7 bWAR lo coloca por encima de jugadores como Joey Votto (3.5 WAR), Robinson Canó (3.2 WAR), Buster Posey (2.9 WAR), Gleyber Torres (2.9 WAR), entre muchos otros nombres de peso en cuanto a producción global. Según Fangraphs, Johan Camargo aportó 26.4 millones de dólares a Los Bravos con su juego.

2019 fue una campaña difícil para Johan. Partipó solamente en 98 partidos, perdiéndose 64 encuentros por lesión u otros factores. Mientras estuvo en el terreno vio su producción ofensiva disminuida con respecto al año anterior y a la defensiva no le fue tan bien. Su producción total en el año fue de -0.7 WAR, un valor negativo para el equipo. Sus numeritos en la temporada (7 HR, 32 RBI, .233/.279/.384) posiblemente se vieron afectados por las lesiones. Del 2020 se espera que sea la campaña en la que JC recupere el ritmo de lo que podría ser una de las carreras más importantes para un panameño en MLB tomando en cuenta su gran temporada 2018.

Numeritos en la década: 314 G, 937 AB, 252 H, 60 2B, 4 3B, 30 HR, 135 RBI, 78 BB, .269/.328/.438 (AVG/OBP/SLG).

3. Bruce Chen (5.6 WAR)

El Chinito Bruce Chen inició su carrera en 1998 con los Bravos de Atlanta a la edad de 21 años y se mantuvo activo hasta el 2015, totalizando 17 temporadas, 400 partidos (227 aperturas), 82 W, 81 L, 4.62 ERA, 1532 IP, 1140 SO y 586 BB. Esto hace un total de 10.5 WAR en toda su carrera, en la cual lanzó para 11 equipos distintos, incluyendo a los extintos Expos de Montreal (año 2002).

En la década 2010-2019 Bruce Chen lanzó principalmente con los Reales de Kansas City. En el 2015, antes de retirarse lanzó 6.1 episodios para los Indios de Cleveland. En Kansas City vimos el rejuvenecimiento de la carrera de Bruce, quien se convirtió en un miembro estable de la rotación de abridores de 2010 a 2013, llegando incluso a liderar la Liga Americana en aperturas en el año 2012 con 34. A esta altura de la carrera de Bruce se había convertido en lo que se conoce como «innings eater», un tipo de lanzador con resultados aceptables que se dedica a «comer episodios». De 2010 a 2013 Bruce Chen lanzó 608.0 episodios de 4.17 de efectividad, una producción que dista mucho de ser estelar pero que cualquier equipo en MLB estaría dispuesto a contratar con los ojos cerrados.

No todos lanzadores abridores en un equipo pueden tener un promedio de carreras limpias inferior a 3 y en menos en un equipo como Kansas City, que nunca ha contado con mucho presupuesto para su planilla. Para ellos el aporte de Bruce fue muy valioso: 6.1 WAR de 2009 a 2014, lo cual representa un aporte de 38.7 millones de dólares. En este periodo, Bruce Chen cobró poco más de 15 millones de dólares con el equipo de Kansas City, por lo que su producción global fue de más del doble de la inversión que hicieron en el. Buen negocio para los Royals.

Lastimosamente, en septiembre de 2014 los Royals dejaron en libertad a Bruce, justo antes del final de la temporada. Los Royals clasificaron a los Playoffs y lograron llegar a la Serie Mundial, donde perdieron de manera dramática ante los Gigantes de San Francisco en 7 partidos. En toda su carrera, Bruce Chen no llegó a lanzar en Playoffs, siendo el 2014 el año en el que más cerca estuvo de lograrlo.

Luego de ser dejado en libertado por los Indios en 2015, Bruce se retiraría del béisbol como el panameño con mayor cantidad de victorias (82, empatado con Mariano Rivera), mayor cantidad de derrotas (81), mayor cantidad de episodios lanzados (1532.0), segundo en ponches (1140), al mayor cantidad de bateadores enfrentados (6619) y la mayor cantidad de juegos como abridor (227). Su WAR colectivo (10.51) lo coloca como el tercer lanzador panameño con mejor producción, detrás de Ramiro Mendoza y Mariano Rivera.

Siempre uno de los favoritos de la fanaticada panameña, Bruce Chen logró ganar poco más de 20 millones de dólares en salarios.

Numeritos en la década: 141 G, 46 W, 38 L, 4.50 ERA, 662.2 IP, 453 SO, 207 BB.

2. Mariano Rivera (8.1 WAR)

«In Mo We Trust». El único jugador de la historia inducido al Salón de La Fama de Cooperstown de manera unánime (100% de los votos), superando a super estrellas como Ken Griffey Jr.Nolan Ryan, Carl Ripken, Ty Cobb, Randy Johnson, el mismísimo Babe Ruth y cualquier otro jugador que alguna vez haya entrado al salón de los inmortales. El 13 veces jugador del Juego de Estrellas, ganador de 5 Series Mundiales, MVP de la Serie Mundial de 1999 y MVP de la Serie de Campeonato de 2003, 5 veces ganador del premio al mejor relevista del año y considerado por sus compañeros y rivales como la representación de la clase y el respeto al juego del béisbol.

La carrera de Mariano está ubicada en los anales de la historia como una de las carreras más impresionantes de todos los tiempos, siendo considerado por muchos como el mejor relevista que alguna vez haya jugado el béisbol. Finalizó 4 veces en el top 3 de la votación al premio Cy Young, incluyendo un segundo lugar en la temporada 2005. Para un relevista, ser considerado para el premio Cy Young es una hazaña reservada solo para la élite de la historia. El 0.70 en efectividad en 141 epidodios en Playoffs ubica a Mariano en la cúspide de los lanzadores en postemporada. Podría dedicar miles de palabras en este artículo a explicar lo fabulosa que fue la carrera de Mariano, pero ese no es el objetivo de este post. De hecho, Mariano nisiquiera fue el mejor jugador panameño de la década en cuanto a producción.

Debemos recordar que Mariano se retiró en 2013 y que en el año 2012 apenas lanzó en 8 episodios debido a una lesión que sufrió mientras hacía sus entrenamientos previos a un partido ante Kansas City en el Kauffman Stadium en 3 de mayo. Mariano pretendía que esa fuera su última temporada pero, dadas las circunstancias decidió jugar una última temporada para no retirarse como un jugador en la lista de lesionados.

El 8.1 WAR en 3 temporadas es muy impresionante para un relevista, y es que Mariano, aún a los 42 años era imbateable. Con un solo lanzamiento, el famoso «cutter» o «recta cortada» Mariano dominó a las alineaciones más temibles de las Grandes Ligas año tras año desde que se convirtió en cerrador en 1996 hasta su temporada final en 2013. El 19 de septiembre de 2011 Mariano se convirtió en el lanzador con la mayor cantidad de salvamentos en la historia, al alcanzar los 602 salvamentos frente a los Mellizos de Minessota.

Al retirarse, Mariano es el lanzador panameño más valioso de la historia, acumulando un total de 56.25 WAR (segundo entre jugadores panameños detrás del 81.25 WAR de Rod Carew). Entre lanzadores es el jugador con más juegos lanzados (1115), más ponches (1173) y con mejor efectividad (2.21). Entre los panameños, así como en todo el béisbol, Mariano es el jugador con más salvamentos en la historia con 652. Sus 19 campañas empatan las 19 de Rod Carew.

Al retirarse en 2015, Mariano puso fin a una ilustre carrera que lo hizo ganarse el respeto de compañeros de equipo y rivales por igual. Será difícil que la historia nos permita volver a ver un jugador con una carrera legendaria como la de Mariano. Tanto para nosotros los panameños como para los fanáticos de béisbol del mundo entero.

Numeritos en la década: 198 G, 11 W, 8 L, 1.95 ERA, 193.2 IP, 167 SO, 40 BB.

1. Carlos Ruiz (17.7 WAR)

El gran Carlos «Calicho» Ruiz fue el jugador panameño más productivo de la década, en cuanto a estadísticas se refiere. Calicho, quien inició su carrera en 2006 con los Phillies de Filadelfia, jugó hasta el 2017 terminando su carrera con los Marineros de Seattle. En 2016 fue cambiado de Filadelfia a los Dodgers, quienes lo enviaron a Seattle al final de la temporada.

Aunque Calicho no será inducido al Salón de la Fama, su producción estadística fue más importante (más del doble) que la de Mariano durante esta década, principalmente por que jugó más tiempo y por que tuvo mucha más participación al ser un receptor. Y en todo caso, Calicho también se ubicó en los anales de la historia al inicio de la década: se convirtió en apenas el segundo receptor en la historia en recibir un juego sin hits ni carreras en un Playoff, el 6 de octubre de 2010.

En el primer juego de postemporada de Roy Halladay, con Calicho en la receptoría, se produce apenas el segundo juego sin hits ni carreras en postemporada, el primero desde el juego perfecto de Don Larsen en 1956. Solo dos hombres han sido receptores en un juego sin hits en playoffs: Yogi Berra y el panameño Carlos Ruiz.

El no-no de Halladay el 6 de octubre no fue ni siquiera el primero de aquel año. Antes, durante la temporada 2010, el 29 de mayo, Halladay y Calicho ya se habían combinado en un juego perfecto frente a los Marlins de La Florida.

Este sería el primero de los 4 no hit no run en los que Calicho participó como receptor. Esta es la mayor cantidad de no-no para un receptor (4) junto con Jason Varitek. Al final de la temporada 2010, Halladay ganó el premio Cy Young y le regaló una réplica del premio a Calicho, con el sobrenombre «Chooch» grabado en la placa. En varias ocasiones dio entrevistas en las que dio mucho crédito a Calicho por su éxito como lanzador en Filadelfia. En el año 2015, luego de la partida de Calicho del equipo de los Phillies, Roy Halladay dijo en una entrevista:

¡Chooch era el pequeño motor que podía para un equipo cargado de grandes nombres, pero ningún jugador era más valioso para el equipo en general que Carlos! Él fue tan humilde y agradecido, que no podías evitar hacer algo por él, ¡incluso ganar!

Manejó sin problemas uno de los mejores equipos de lanzadores jamás reunidos y también fue tan importante ofensivamente. Fue nada menos que milagroso que pudiera manejar tantas personalidades y enfoques diferentes día a día como lo hizo.

Fue el mejor receptor al que he lanzado y, en mi opinión, el mejor receptor en el béisbol en los años que estuve con él. Va a ser triste verlo sin el uniforme de los Phillies y no verlo sentado en su silla en la casa club con una sonrisa.

Y tal como los fanáticos trataron a Chase (Utley) la semana pasada, Chooch también merece la bienvenida de ese héroe. Son mis dos jugadores favoritos de todos los tiempos, así como compañeros de equipo favoritos. Tuve la suerte de tenerlos a ambos en la casa club. Quiero desearle buena suerte a Carlos. ¡Quizás algún día cuando estemos viejos y grises podamos regresar a Filadelfia!

Luego de la trágica muerte de Roy Halladay en el año 2017, Calicho fue el elegido para desvelar la placa del Wall of Fame en el estadio de los Phillies.

 


La producción ofensiva de Calicho, junto con su gran defensa lo mantuvieron como uno de los mejores receptores en el juego entre 2010 y 2014. En su mejor campaña, el 2012 con 33 años, conectó 16 HR, 68 RBI con una sorprendente línea de bateo de .325/.394/.540, lo cual totaliza 4.6 WAR y le consigió algunos votos para el jugador más valioso. Ese año fue el 32 jugador más productivo de la MLB, superando a muchas super estrellas y futuros miembros del Salón de La Fama.

Defensivamente se mantuvo como un gran receptor, incluso en los últimos años de su carrera. En 2016, con 37 años, lideró la Liga Nacional con 42% de porcentaje de corredores sacados out al intentar robar bases. Durante toda su carrera logró marcas positivas a la defensiva, con apenas 2 años, el 2006 y el 2015 con un dWAR ligeramente debajo del promedio de la liga.

Por esto todo lo antes mencionado en cuanto a la calidad de Calicho como pelotero, y con base en las estadísticas que lo respaldan. Calicho Ruiz se lleva el título del panameño más productivo durante la década de 2010 a 2019. Sin mucha fanfarria y siempre con humildad, Calicho pasará a la historia como un gran receptor defensivo, un importante participante de dos de los hechos más importantes de la historia del deporte.


Numeritos en la década: 770 G, 2454 AB, 668 H, 153 2B, 3 3B, 49 HR, 277 RBI, 265 BB, .272/.356/.397 (AVG/OBP/SLG).

Deja un comentario