Muchos se preguntarán por que un juego de 9 innings demora 3 horas y media, 4 horas o a veces hasta más.

Hace unos años, en los 90s, esos juegos kilométricos no eran tan comunes (en aquellos años el promedio era de 2h40m). Sin embargo, en años reciente estos juegos eternos ha sido cada vez más la norma que la excepción. Este hecho incluso se empeora en playoffs y Serie Mundial… y también lo podemos ver en nuestro Béisbol Nacional. En cualquier escenario, acelerar el ritmo de juego ayudará a mejorar el interés de los fanáticos, hacer el deporte más atractivo para las nuevas generaciones y, junto con esto, atraer más interés y patrocinio económico, que a nadie le cae mal.

Para que se hagan una idea, el tiempo promedio en 2019 en temporada regular fue de 3h10m y casi 3h30m en playoffs… 40 minutos más que en los 80s. Podemos argumentar que esto se debe a la evolución propia del deporte – quizás lo es – y a pesar de que a MLB, Fedebeis, Probeis y compañía no les preocupe mucho, el hecho de que los juegos demoren cada vez más y más es una tendencia que hay que revertir urgentemente.

Para mejorar esto, aquí propongo diferentes alternativas para acelerar el juego que pueden ser aplicadas en cualquier liga en cualquier país.

  1. Reducir el tiempo de comerciales/propagandas entre innings. Haciendo cuentas básicas, estamos hablando de 2.5min x 17 veces en un juego de 9 innings. Esto suma 42.5min. Claro que hoy no se puede vivir sin publicidad, pero ese mercadeo se puede hacer de muchas otras maneras y hacer los entre innings de 1-1.5min.
  2. Eliminar la entrada del manager para cambios de pitcher. El año pasado en MLB fueron 4.4 pitchers por equipo por juego. O sea, cada equipo hace más de 3 cambios… lo que en total significa unos 24min (3cambios x 2 equipos x 4 min). Cada uno de ellos demora 4min por que el manager entra, conversa, pide la bola y luego el relevista hará al menos 8 lanzamientos más (fuera de los que ya hizo en el bullpen), etc etc. En ningún otro deporte el manager entra al campo de juego a hacer cambios de jugadores. Sé que los puristas del juego verán esto como un absurdo, pero seamos claros, son jugadores profesionales. Esto debe ser tan fácil como levantar la mano, sale uno, entra y el otro y sigue el juego… tal cual como si fuese un cambio de jugador de posición, corredor o bateador emergente.
  3. Reducir los pitcheos de calentamiento. Honestamente, creo que deberían ser cero, pero asumo que me tildarán de psicópata. En todo caso, no veo por qué se necesitan más de 3. De nuevo, estamos hablando de profesionales y tienen que estar listos. Lo mismo aplica para cuando vienen del bullpen como expliqué en el punto anterior. De mis propias cuentas, esto representa unos 12min por juego.
  4. Incrementar la zona de strike. Se que esto parece contraproducente dada la alta cantidad de ponches, pero con más strikes cantados tendríamos más swings cortos, más contacto, más bolas en juego y menos pitcheos… o sea, juego más rápido.
  5. Esta quizás es la más extrema… Eliminar o multar cada vez de el bateador se salga de la caja de bateo. Por ejemplo, se salió indebidamente del cajón de bateo, strike cantado!

    Envíe sus ideas y opiniones.

    Saludos,
    Paulo Cagnatto
    @paulo.cagnatto, @birriosodelbeis, @mlbpty

Deja un comentario