La onda expansiva causada por las declaraciones del comisionado de la MLB sobre el robo de señas de los Astros de Houston de 2019 sigue causando estragos en Las Mayores. Carlos Beltrán y los Mets de Nueva York han decidido finalizar su relación laboral, incluso antes de Beltrán dirija su primer partido, producto de las declaraciones del comisionado que mencionan a Beltrán como un participante activo de la estrategia ilegal.

Beltrán había sido designado como manager de los Mets de Nueva York el pasado 1 de noviembre de 2019 y se estaba preparando para su primera temporada como director en MLB luego de una exitosa carrera como jugador. La dimisión de Beltrán pasa a formar parte de una serie de despidos que se ha producido en MLB en los últimos días, incluyendo al gerente general y el manager de los Astros de Houston y al manager de los Medias Rojas de Boston Alex Cora.

Los Mets de Nueva York han emitido el siguiente comunicado a través del dueño del equipo, Jeff Wilpon y del gerente general Brodie Van Wagenen:

Nos reunimos con Carlos anoche y nuevamente esta mañana y acordamos separarnos mutuamente. Esta no fue una decision facil. Teniendo en cuenta las circunstancias, se hizo evidente para todas las partes que a Carlos no le interesaba a nadie avanzar como Gerente de los Mets de Nueva York. Creemos que Carlos fue honesto y comunicativo con nosotros. Estamos seguros de que este no será el último capítulo de su carrera en el béisbol. Seguimos entusiasmados con el talento de este equipo y estamos comprometidos a alcanzar nuestros objetivos de ganar ahora y en el futuro.

Los efectos de las declaraciones del Comisionado han provocado que los Mets, Red Sox y Astros se encuentren en una decisión muy complicada apenas unas cuantas semanas antes del inicio del Spring Training. Si tomamos en cuenta las figuras involucradas, se trata de dos de los tres directores que han sido campeones de la Serie Mundial en los últimos 3 años, junto con un gerente general y un director con grandes expectativas que se queda sin trabajo antes de dirigir siquiera su primer partido.

Todavía no sabemos si se aplicarán sanciones a los peloteros involucrados o si MLB aplicará sanciones disciplinarias a Cora o a Beltrán. Lo cierto es que esta novela aún no termina y los efectos de la onda expansiva de la bomba lanzada por el comisionado seguirán trayendo consecuencias a lo largo y ancho de la MLB a corto y mediano plazo.

Deja un comentario