El día de hoy se ha reportado que Dustin Pedroia ha sufrido un «retroceso significativo» en su recuperación de las múltiples lesiones que lo han afectado en las últimas dos temporadas. Peter Abraham del Boston Globe ha reportado que Pedroia posiblemente se perderá el entrenamiento de primavera con Boston. Aunque no se ha brindado detalles sobre la lesión, posiblemente se trata de la rodilla izquierda de Pedroia que le ha dado problemas en los últimos años.

Esta noticia, aunque difícil de asimilar por tratarse de un jugador tan querido por la fanaticada como lo es Pedroia, podría traducirse en algo positivo para el panameño Jonathan Araúz, quien se encuentra en el roster de 40 de los Medias Rojas de Boston.

Araúz, quien en un principio firmó con los Phillies de Filadelfia, pasó a los Astros de Houston junto con Ken Giles en 2016. Los Astros decidieron no agregar a Araúz al roster de 40 luego de la temporada 2019 y los Medias Rojas de Boston lo seleccionaron como parte del Draft de la Regla 5.

La Regla 5 del Draft permite a los equipos de MLB escoger jugadores que estén en el sistema de ligas menores de otros equipos si luego de 5 años no son protegidos agregándolos al roster de 40. Para que el equipo que selecciona al jugador pueda conservarlo, es necesario que el jugador pase todo el año (162 juegos) en el roster activo, es decir, en la lista de 25 peloteros (26 a partir del 2020) que forman el roster de MLB. Aunque es muy difícil que un equipo de MLB mantenga a un jugador de este tipo en el roster activo durante los 162 juegos de la temporada, pues se trata de jugadores de los niveles mas bajos de ligas menores, este no es un hecho sin precedentes.

El panameño Allen Córdoba pasó de la «clase rookie» de los Cardenales de San Luis a los Padres de San Diego en 2017 y se mantuvo en el roster de MLB durante toda la temporada. Luego de que terminó la campaña, Córdoba pasó a ser oficialmente un jugador de Los Padres, quienes lo enviaron nuevamente a «clase A+» en 2018 a seguir con su desarrollo. Esto, por supuesto, afectó mucho a Córdoba, quien vio interrumpido su desarrollo como pelotero en una etapa crucial y que no ha logrado subir de clase A+ incluso luego de participar en 100 partidos en MLB.

En el caso de Araúz, la situación es un poco distinta. Se trata de un jugador más maduro que Córdoba en 2017, pues ya ha alcanzado a jugar partidos en Doble A, habiendo pasado por Clase A+, A, A- y RK. Un salto de Doble A a MLB no es tan drástico y tampoco es algo sin precedentes. El salto de Allen Córdoba de RK a MLB fue una locura por parte de Los Padres.

Otra ventaja que tiene Araúz de llegar a MLB y establecerse es la implementación del roster de 26. La posibilidad de contar con 26 jugadores en vez de 25 en el roster activo, junto con la vacante que deja Pedroia tras su lesión convierten a Jonathan Araúz en una ficha importante para los Red Sox. Revisando la lista de jugadores por posición de Boston tenemos lo siguiente:

La imagen nos muestra que actualmente Araúz podría ser el campo corto de reserva de los Red Sox. Este gráfico toma en cuenta los jugadores disponibles en el roster y las posiciones en las que juegan. Araúz es segundo en el campo corto y tercero en la tercera base. Sin embargo, al quitar a Pedroia de la segunda base, tenemos que Chavis sería el segunda base de reserva, el primera base titular y el tercera base de reserva.

Definitivamente Chavis no puede jugar las tres posiciones. Cuando Chavis juegue en primera, Araúz sería el segunda base, campo corto y tercera base de reserva. Bobby Dalbec, el jugador que aparece como reserva en primera base, es uno de los mejores prospectos de Boston. Dalbec juega en Triple A y ha demostrado tener gran poder con el bate, por lo que se espera que se le de la oportunidad de hacer el equipo. En 2019 jugó la mayor parte de su tiempo a la defensiva en la tercera base, aunque también jugó en primera que es donde se espera que juegue a largo plazo.

Tomando en cuenta que los posibles abridores de Boston serían Rafael Devers, Xander Bogaerts, José Peraza y Michael Chavis, Dalbec y Araúz serían los jugadores de reserva, con Kevin Plaweecki como backup del receptor. Ni Chavis ni Dalbec juegan el campo corto y en ligas menores Araúz ha jugado la mayor parte de sus partidos en dicha posición. Sea la segunda base, la tercera base o el campo corto, Jonathan Araúz es una buena opción y ya lo ha dejado demostrado en su carrera.

A la ofensiva, Araúz aún no ha demostrado estar preparado para MLB. En 2019 bateó  .249/.319/.388 entre clase A+ y Doble A. Esto se traduce en, aproximadamente, 100 wRC+, lo cual hace de Araúz un bateador promedio. El OBP es muy bajo y el Slugging muestra que Araúz no batea para poder. Sin embargo, también debemos tomar en cuenta también que Araúz jugó en el 2019 con 20 años y que el promedio de edad de los jugadores a los que enfrentó es de más de 3 años. Es decir, Araúz en 2019 se enfrentó a jugadores entre 3 y 4 años mayores que él.

Algo que puede afectar las posibilidades de Araúz de hacer el equipo en Spring Training, más que su bateo, es la contratación de un utility por parte de los Medias Rojas, lo cual muy posiblemente sucederá. Boston ganó la Serie Mundial en 2018, para luego quedar fuera de la postemporada en 2019. De este equipo se espera que busquen revindicarse como uno de los mejores equipos en la MLB y como tal, difícilmente armarán su equipo tomando en cuenta a un jugador de ligas menores que no ha jugado siquiera en Triple A.

Jonathan Araúz tiene la responsabilidad de aprovechar al máximo su oportunidad, incluso si el equipo decide contratar a un utility (y lo harán). Ya los Medias Rojas han demostrado interés en Araúz al seleccionarlo en el draft de la Regla 5, lo cual implica mantener al jugador en el roster activo durante todo el año. Eso ya dice mucho de un equipo caracterizado por emplear a estrellas y que repentinamente se encuentra en necesidad de buenos jugadores para el cuadro interior.

Boston tiene que mantener a Araúz en el roster activo si quieren quedarse con el, pues si tuviesen la necesidad de bajarlo a ligas menores tendrían que devolverlo a Houston o tratar de lograr un cambio con los Astros. Esto le pone un poco de presión a Boston para permitirle a Araúz hacer el equipo y tratar de mantenerlo en MLB el mayor tiempo posible, si es que en realidad quieren hacerse con los servicios del panameño. Esperemos que todo salga bien y que a finales de marzo cuando termine el entrenamiento de primavera tengamos que agregar a Araúz a nuestra lista de panameños en MLB como el número 63 de la historia y el cuarto panameño en alguna vez llegar a jugar para los Red Sox.

 

 

Deja un comentario