Jonathan Arauz es un jugador de cuadro de 21 años de Panamá que debe permanecer en la lista de 26 jugadores de los Medias Rojas de Boston durante toda la temporada 2020 (salvo una temporada en la lista de lesionados) o ser ofrecido de regreso a su club anterior, los Astros, junto con 50,000 dolares.

¿A qué se debe esto? ¿por qué debe ser enviado a Houston? Resulta que Araúz es un jugador que originalmente firmó con los Phillies de Filadeldia y que luego pasó a los Astros de Houson en 2016 , pero que al no ser agregado al roster de 40 jugadores luego de 5 años en el sistema de ligas menores de Houston, se volvió elegible para el draft de la regla 5. Este draft permite que equipos de MLB escojan a jugadores que luego de 5 años siguen desprotegidos (es decir, fuera del roster de 40) y se los lleven a jugar para sus organizaciones. Básicamente, los equipos de MLB pueden tomar “prestados” a los jugadores elegibles en el draft de la regla 5 y probarlos en MLB. La única condición que se les exije para conservar el jugador es que lo mantengan durante toda la temporada en el roster activo, es decir, entre los 26 jugadores del equipo activos en MLB.

Los Medias Rojas de Boston seleccionaron a Araúz en el draft de la Regla 5 y pagaron 100,000 dólares a los Astros de Houston por él. Si en algún momento el equipo que se llevó al jugador se ve en la necesidad de bajarlo a ligas menores, entonces tendrá que devolverlo a su organización original, los Astros, junto con 50,000. Esta condición hace que el jugador deba mantenerse en el roster de 26 durante 162 juegos, algo que en la práctica es muy difícil, pero que no es algo sin precedentes.

En 2017 los Padres de San Diego seleccionaron al panameño Allen Córdoba desde Clase Rookie, el nivel más bajo de ligas menores, y lo mantuvieron durante todo el año en MLB. Al final de la temporada, los Padres se hicieron oficialmente con los servicios de Córdoba y entonces lo enviaron a las ligas menores a seguir con su desarrollo.

Este proceso es una espada de doble filo para los jugadores: se te da la oportunidad de subir a MLB pero interrumpes tu desarrollo como pelotero, lo cual a la larga puede traerte problemas en tu carrera. A Allen Córdoba le ha costado avanzar en ligas menores, pues a los 21 años le tocó jugar en MLB durante todo un año, con tiempo de juego limitado y enfrentándose a un nivel competitivo muy superior al que le corresponde. En 2018 y 2019 jugó un total de 150 partidos en Clase A+, sin haber llegado todavía a Doble A aún después de jugar 100 partidos en MLB. Antes del 2017, Córdoba había jugado un máximo de 53 juegos en una temporada, en el nivel más bajo de ligas menores.

El caso de Jonathan Araúz es un poco distinto al de Córdoba. En 2019 Araúz jugó 115 partidos entre Clase A+ (87) y Doble A (28). A este punto de su carrera, Araúz es un jugador de 20 años con experiencia jugando en Doble A, habiendo superado la marca de 115 juegos en una temporada dos veces en su carrera (en 2018 jugó en 125 partidos). El salto de Doble A a MLB no es algo sin precedentes, y no es descabellado pensar en Jonathan Araúz cumpliendo un rol de utility jugando en 125/130 partidos en MLB. Si lo comparamos con Allen Córdoba a la misma edad, Araúz es un jugador más maduro, con más experiencia y mejor preparado para asumir el reto de la MLB.

Si Córdoba lo logró, Araúz también puede. Ojalá fuera tan fácil…

Los Medias Rojas de Boston no son los Padres de San Diego. Si San Diego logró mantener a Allen Córdoba en MLB durante 162 partidos, eso significa que Córdoba era al menos el 25 mejor jugador de ese equipo. Si un jugador de 20 años traído de otra organización, subido directamente del nivel más bajo de las menores y que solo juega en 100 de 162 partidos es uno de tus 25 mejores jugadores, entonces tu organización tiene un serio problema en cuanto a jugadores con talento se refiere. No me malinterpreten, no estoy menospreciando a Córdoba… pero cada jugador tiene su momento de ser un factor para su equipo y en el caso de Allen, aún le hacía falta mucho por desarrollar para ser considerado una opción viable en MLB.

Si tomamos en cuenta que además de Córdoba los Padres se llevaron a Luis Torrens, un receptor de 20 años de los Yankees que apenas había jugado en Clase A y lograron mantenerlo durante 162 juegos en MLB, nos damos cuenta que los Padres son una organización que no se preocupa por ganar, o al menos no lo hacía en 2017. Mantuvieron dentro del roster de MLB a dos jugadores de 20 años traídos directamente desde lo más bajo de las menores, confinándolos a la banca casi toda la temporada (entre los 2 jugaron 156 partidos). Básicamente jugaron todo el año con 23 jugadores, más dos novatitos que jugaban 2 veces a la semana.

A pesar de esto, una vez más el caso de Araúz luce más favorable que el de Córdoba. Aunque los Medias Rojas de Boston difícilmente estarían dispuestos a hacer lo que los Padres hicieron en 2017 (los fanáticos y medios de comunicación se volverían locos), las condiciones han cambiado un poco y ahora los equipos cuentan con rosters de 26 jugadores en vez de 25. Ahora hay un espacio más en el roster de MLB, un lugar extra para colocar a un jugador y mantenerlo ahí durante 162 juegos, un espacio que antes no existía.

Y en todo caso, Boston tiene un problema serio con su cuadro interior. Como ya reportamos hace unos días, la lesión de Pedroia podría abrir las puertas a Jonathan Araúz hacia MLB. Es cierto que el cambio de Mookie Betts ha traído a Jeter Downs a la organización, pero igual se trata de un jugador de Doble A al que no necesitan mantener en MLB para conservar. Dustin Pedroia posiblemente no jugará hasta la mitad de la temporada, si es que llega a jugar, y Boston necesita un jugador utility, una posición que nuestro compatriota podría manejar muy bien.

“No siento tanta presión por el solo hecho de que me seleccionaron por una razón”, dijo Arauz a MassLive.com el viernes a través del traductor Bryan Almonte. “Creen que tengo la oportunidad de formar parte de este equipo. Entonces, lo que planeo hacer es tratar de aprovechar al máximo la oportunidad e intentar hacer todo lo posible para ayudar a este equipo porque quiero quedarme aquí ”

Arauz es un campocorto, segunda base y tercera base con buenas habilidades a la defensiva. Pero el bateador ambidiestro todavía tiene mucho espacio para mejorar ofensivamente.

“Creo que el puesto 26 en el roster es algo muy ventajoso para tratar de hacer esto”, dijo el manager interino de los Medias Rojas Ron Roenicke en JetBlue Park el viernes. “Intenté hacerlo antes cuando estaba en Milwaukee con un roster de 25 hombres. Era un lanzador zurdo que teníamos en el bullpen. Muy dificil. Entonces el hombre puesto 26 en el roster es grandioso porque se trata de un jugador muy versátil. Y lo que puede hacer a la defensiva, eso ayuda mucho. Pero es difícil. Es difícil para un manager porque sé que necesita jugar para ser evaluado. Necesita jugar para recuperar su confianza. Necesita jugar para acostumbrarse a las grandes ligas. Y sin embargo, estás tratando de ganar todos los juegos de pelota que puedas. Y a veces tratar de resolverlo se convierte en un desafío ”.

Keith Law escribió para el medio digital The Athletic:

“Me sorprendió que los Astros dejaran a Arauz desprotegido en el draft de la Regla 5, y me sorprendió que un equipo como los Medias Rojas se lo llevaran, ya que solo tendrá 21 años y apenas ha jugado unos cuantos juegos en Doble A”. Sin embargo, es muy talentoso, y muchos scouts creen que bateará una vez que esté en un nivel apropiado para su edad, lo que no significa las ligas mayores en 2020. Tuvo una buena tendencia el año pasado, con tasas de contacto sólidas en dos niveles y su cantidad máxima de jonrones en una temporada”

Araúz dijo en una entrevista:

“Fue una sorpresa para mí, seguro. Especialmente el hecho de que los Medias Rojas me seleccionaron”

Los equipos de grandes mercados como los Medias Rojas generalmente no tienen la flexibilidad para mantener jugadores de la regla 5 del Draft. Los equipos que están en periodos de transición sin muchas posibilidades de llegar a la postemporada tienen más flexibilidad para mantener a un jugador como Arauz que apenar ha jugado unos cuantos partidos en Doble A.

“Ser seleccionado, eso significa que me han estado observando”, dijo Arauz. “Y para ser seleccionado tan joven, solo quiero aprovechar esta oportunidad y aprovecharla porque no sabía que me estaban observando”

“Soy un bateador de contacto”, dijo Arauz, quien tuvo un porcentaje de ponches de solo 14.2% en 2018 y 16% en el Doble A en 2019. “Me gusta simplemente tener contacto con la pelota, ponerlo en los huecos. Pero esta temporada baja, en realidad trabajé para ser más fuerte para poder tener un poco más de poder en mi bate”.

“Fui mucho al gimnasio”, agregó. “Hice muchos entrenamientos. También mejoré mi dieta. Pero principalmente trabajé en mi mecánica desde mi swing y mis piernas porque de ahí proviene el poder”

Sin duda, la historia de Jonathan Araúz será una de las más interesantes en el Spring Training. Y en caso de hacer el equipo grande, el 2020 sería una campaña muy interesante para nosotros los fanáticos panameños, pues nos tocará apoyar a nuestro compatriota durante toda la temporada para que se mantenga jugando al más alto nivel de la MLB.

 

Deja un comentario