Hank Aaron falleció el pasado 22 de enero de 2021, a los 86 años de edad. Con su muerte el mundo perdió al más grande beisbolista que quedaba con vida, uno de los tres o cuatro jugadores más importantes de la historia del deporte.

En este artículo quiero traerle a mis lectores un resumen de quien era Hank Aaron, las cosas que logró, las impresionantes estadísticas que logró acumular y los tiempos en los que jugó en MLB. Luego de ello haré un recuento de los panameños que jugaron junto a él, los panameños que jugaron en contra y las veces que un lanzador panameño le tocó enfrentarse a uno de los bateadores más temibles de todos los tiempos.

Este es mi tributo para Hank y aquellos panameños junto a él escribieron parte de la historia de la MLB.

¿Quién fue Hank Aaron?

Hank Aaron nació el 5 de febrero del año 1934 en Mobile, Alabama. Fue firmado para jugar beisbol profesional con el equipo de los Bravos de Boston, de la Liga Nacional, en el año 1952. A partir de 1953 esta organización pasó a llamarse los Bravos de Milwaukee hasta 1966, año en que se convirtieron en los actuales Bravos de Atlanta.

El «martillo», como llegaría a ser apodado durante su carrera profesional, debutó en MLB en 1954 jugó casi toda su carrera para la organización de Los Bravos, a excepción de los dos últimos años, 1975 y 1976, en los que jugó para los Cerveceros de Milwaukee, la nueva organización recién creada en el año 1970 y que en aquellos años pertenecía a la Liga Americana.

Hank Aaron fue, durante mucho tiempo, el campeón jonronero de la MLB, luego de que terminara su carrera con 755 cuadrangulares de por vida. Aunque en 2007 Barry Bonds logró empatar y superar su marca de cuadrangulares, siempre existirán dudas acerca de la legitimidad de los batazos de Bonds, un jugador fuertemente asociado al uso de esteroides. Hay quienes dicen que el récord de Bonds no es válido, y que el legítimo campeón jonronero de todos los tiempos es Hank Aaron.

Hasta el día de su muerte, hablar de Hank Aaron es hablar de grandeza, de profesionalismo, de superación, la definición de una leyenda viviente. En su carrera de 23 temporadas bateó .305/.374/.555, promediando 37 HR y 113 carreras empujadas cada año. Terminó con el récord de la mayor cantidad de carreras empujadas (2297) y bases alcanzadas (6856). También conectó 3771 imparables (tercero de todos los tiempos), jugó en 3298 partidos (tercero de todos los tiempos) y tuvo 12,364 turnos al bate (segundo de todos los tiempos). Conectó la mayor cantidad de extra bases en la historia (1477) y logró acumular un total de 143.1 bWAR, el séptimo mejor de todos los tiempos (¿Qué es y para qué se utiliza el WAR en MLB?).

Por ponerlo en contexto, Albert Pujols, uno de los peloteros más exitosos de este siglo ha logrado acumular 100.7 bWAR en 20 temporadas. Aaron, en sus primeras 20 temporadas acumuló 140.6 bWAR, lo cual lo hace un jugador 40% más productivo que Pujols. Derek Jeter entró al Salón de la Fama de manera casi unánime el año pasado con 71.3 bWAR, lo cual nos da a entender que, de manera global, Hank Aaron fue el doble de productivo de Jeter que es una de las estrellas más reconocidas en tiempos recientes.

Con 21 Juegos de Estrellas en 23 temporadas, Hank Aaron es el jugador que más veces participó de este evento. Ganó dos títulos de bateo, 3 guantes de oro y ganó la Serie Mundial de 1957 con los Bravos de Milwaukee. Aquella sería la única vez que iría a los playoffs, donde bateó .362/.405/.710 con 6 HR y 16 RBI, incluyendo 3 HR en la Serie Mundial.

Nunca tuvo una temporada de 50 o más cuadrangulares, pero logró conectar 40 o más en 8 ocasiones y 30 o más 15 temporadas. En 1971 conectó la mayor cantidad de cuadrangulares con 47, empujando 118 carreras y bateando .327/.410/.669, a pesar de tener 37 años. En 1973, cerca del final de su carrera y con 39 años, Aaron aún bateaba para .301/.402/.643 con 40 HR y 96 empujadas.

Sin embargo, a pesar de la gran producción de Aaron tanto a nivel ofensivo como defensivo, solamente pudo ganar el premio MVP una sola vez. Hubo 7 temporadas en las que estuvo entre los dos jugadores con mejor bWAR en la liga, pero a excepción del año 1957 en el que ganó el premio al MVP, nunca logró subir del tercer lugar en la votación del Jugador Más Valioso. El MVP del 57 estuvo bien, pero estoy seguro que un hombre como Aaron habría ganado entre 5 y 7 MVP en tiempos actuales.

Mike Trout, el mejor jugador de la actualidad, en 10 temporadas ha logrado ganar 3 MVP y 4 segundos lugares con una producción global de 74.6 bWAR. Albert Pujols en sus primeras 10 temporadas acumuló 81.4 bWAR, con 3 MVP y 4 segundos lugares. Hank Aaron acumuló 73.9 bWAR, algo muy similar a Trout, pero solamente ganó 1 MVP y 4 terceros lugares.

Hay una razón por la cual Hank Aaron solamente ganó un MVP y nunca pudo superar el tercer lugar en la votación del más valioso a pesar de liderar la liga en empujadas en 4 ocasiones, 4 títulos de cuadrangulares, dos títulos de bateo, 3 veces líder de la liga en anotadas, 4 veces líder en dobles y 4 veces líder de slugging. Hank Aaron era negro, y en la época Los Estados Unidos era un país extremadamente racista.

Los que han visto la película 42 sobre la vida de Jackie Robinson sabrán de lo que estoy hablando. Robinson fue el primer jugador negro en jugar en MLB en el año 1947. Hank Aaron debutó en 1954, apenas 7 años después de Robinson. Esto ciertamente le costó muchos votos en la votación del MVP, a pesar de lo cual logró hacerse con el premio en el año 1957, apenas 10 años después de que se le permitiera al primer negro jugar en MLB. Aunque ya Jackie Robinson había ganado el primer MVP para un jugador negro en 1949 y que Willie Mays había hecho lo mismo en 1954, a los jugadores negros de la época les tocaba producir mucho más que a los jugadores de otras etnias para hacerse con los premios del Cy Young y el Jugador Más Valioso.

El racismo siempre estuvo presente en la carrera de Aaron, especialmente a medida que se acercaba al récord de 714 home runs del legendario Babe Ruth, la definición del ídolo americano. Aaron recibió cartas con mensajes de odio y más de una amenaza de muerte de gente que no quería que rompiera el récord. Pero nada de eso lo detuvo ni le impidió ser reconocido por la historia como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos. Como dijo el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, Hank Aaron es «una de las personas más fuertes que he conocido. Esas cartas cambiaron a Hank, pero no lo detuvieron».

Hank Aaron empató a Babe Ruth al batear el cuadrangular 714 de su carrera el 4 de abril de 1974 en el mismísimo primer partido de la temporada, frente a los Rojos de Cincinnati, luego de pasar todo el invierno con 713 home runs y en medio de una campaña de odio racial por parte de quienes no querían que rompiera el récord.

El cuadrangular que rompería el récord llegaría poco después, el 8 de abril, en el Atlanta Stadium frente a los Dodgers de Los Ángeles. El hecho de jugar ante los Dodgers nos dio la oportunidad de contar con la narración del legendario narrador, Vin Scully, la cual quedó para la posteridad en el siguiente video:

Hank Aaron aún batearía 40 cuadrangulares más antes de su retiro en 1976, dejando su marca en 755 cuadrangulares. En 1982 sería inducido al Salón de La Fama con el 97.8% de los votos en su primer año de elegibilidad.

Recuerdo que la primera vez que vi a Hank Aaron fue en el año 2007, justo después del batazo 756 de Barry Bonds que rompería el récord de cuadrangulares de todos los tiempos. Aaron se dirigió a Bonds y lo felicitó por la hazaña, una muestra de clase, respeto y elegancia por parte de un inmortal del beisbol.

Independientemente de lo que haya pasado con el récord de cuadrangulares, la contribución de jugadores como Jackie Robinson, Willie Mays, Ernie Banks, Hank Aaron y muchos otros jugadores de etnia negra fue lo que le abrió las puertas a los jugadores negros y latinos que hoy en día dominan la MLB. Hank Aaron, un afroamericano, impuso un récord de cuadrangulares en medio de amenazas y desprecio por parte de toda clase de personas que no querían que un negro rompiera el récord de un blanco.

Cuando en 2007 Bonds, otro afroamericano, rompió el récord de Aaron, la gente ya había cambiado, la sociedad había cambiado, la MLB había cambiado, los Estados Unidos y el mundo habían cambiado. Ese cambio se produjo en poco más de 30 años, algo que no habría sido posible sin el esfuerzo y la resiliencia de aquellos inmortales que llegaron y conquistaron la MLB, demostrando que no importa la raza o el color de la piel, todos debemos tener la oportunidad de hacer grandes cosas, batir récords y lograr grandes hazañas.

Hank Aaron y los panameños en MLB

Fue en esa década de los 50, cuando Aaron debutó, que llegaron a MLB los primeros jugadores panameños. Humberto Robinson, el primer panameño en llegar a MLB, debutó el 20 de abril de 1955 con los Bravos de Milwaukee, casualmente el mismo equipo en el que jugaba Hank Aaron.

En la historia habría 12 panameños que tendrían la oportunidad de compartir el terreno de juegos con Hank Aaron, ya sea como compañeros de equipo o jugando en el equipo contrario. De estos 12 jugadores, 3 serían lanzadores a los que les tocó lanzar ante uno de los bateadores más temibles de la historia del deporte.

El primer panameño en pararse a lanzar frente a Hank Aaron fue Pat Scantlebury en la parte alta del sexto episodio del partido entre los Cincinnati Redlegs y los Milwaukee Braves que se celebró el 13 de mayo de 1956.

En ese momento el equipo de Scantlebury perdía por marcador de 7-0. Aaron vino a batear con hombres en primera y segunda base y logró conectar un doble remolcador de dos carreras al jardín izquierdo. Esta sería la primera y única vez que Hank Aaron y Pat Scantlebury se verían las caras. De hecho, después de aquella salida el panameño fue enviado a Ligas Menores y solamente lanzaría dos partidos más en su carrera en MLB.

La siguiente vez que a un panameño le tocó lanzar frente a Aaron fue el 22 de mayo de 1959, cuando a los Bravos de Milwaukee le tocó jugar ante los Phillies de Philadelphia, donde jugaba el panameño Humberto Robinson. Aunque al principio dijimos que Robinson era compañero de Aaron, esto solamente fue durante las temporadas 1955, 1956 y 1958, años en que Robinson jugó para los Bravos.

Después de eso Robinson fue cambiado a Cleveland y luego a los Phillies, donde jugó en las temporadas 1959 y 1960. En esas dos temporadas con los Phillies, a Robinson le tocó enfrentar a Hank Aaron en 8 ocasiones, las cuales detallamos a continuación:

Fecha Episodio Resultado Boxscore
22/05/1959 Alta del 8vo Sencillo al LF Ver boxscore
19/09/1959 Alta del 7mo Sencillo al LF Ver boxscore
27/09/1959 Baja del 7mo Past Ball; Balk; sencillo al campo corto. Carrera anotada (sucia) Ver boxscore
16/04/1960 Alta del 7mo Ponche Ver boxscore
31/05/1960 Alta del 6to Sencillo al LF; Carrera anotada (sucia) Ver boxscore
02/06/1960 Alta del 6to Base por bolas Ver boxscore
07/07/1960 Baja del 8vo Flyout a segunda base Ver boxscore
17/07/1960 Alta del 9no Jugada de selección de 5-3 Ver boxscore

En total fueron 8 apariciones al plato, 7 turnos oficiales, con 4 imparables, todos sencillos. Robinson recetó un ponche y una base por bolas, lo cual dejaría el promedio en .571/.625/.571. A Robinson no le iba muy bien frente a Aaron, pero al menos nunca le permitió un extra base y logró poncharlo.

El tercer y último panameño que enfrentó a Aaron fue Ed Acosta, quien jugaba para el equipo de los Padres de San Diego. Fueron 8 ocasiones en las que les tocó enfrentarse, esto en 4 partidos que incluyen dos aperturas y dos relevos por parte del panameño. Veamos el resumen:

Fecha Episodio Resultado Boxscore
5/09/1971 Alta del 1 Sencillo a 2B Ver boxscore
Alta del 3ro Sencillo al LF
Alta del 5to Ponche
16/04/1972 Alta del 9no Ponche Ver boxscore
31/05/1972 Baja del 4to Doble play de 4-3 Ver boxscore
01/08/1972 Baja del 1 Balk; Out de 6-3 Ver boxscore
Baja del 4to Out de 6-3
Baja del 6to Flyout al LF

Con 8 turnos oficiales y 2 imparables, Aaron bateó .250/.250/.250 ante Ed Acosta con dos ponches y sin bases por bolas. De forma general los lanzadores panameños lograron ponchar 3 veces a Aaron, quien bateó para .438/.500/.500 en 16 turnos al bate y 17 apariciones al plato.

Al menos ninguno de los 755 cuadrangulares de Hank Aaron fue bateado ante un compatriota. Lo que sí les tocó vivir a algunos de ellos fueron batazos de cuadrangular, siendo compañeros de equipo o adversarios en el terreno de juego.

Humberto Robinson, siendo compañero de Aaron en los Bravos, lanzó en el partido del 30 de abril de 1955 ante los Phillies. En ese mismo encuentro Aaron conectaría un largo cuadrangular al jardín izquierdo en la parte alta del noveno. Este sería apenas el batazo 16 en la carrera de su carrera, y el único que sería bateado en un partido en el que también lanzó Humberto Robinson. Aaron y Robinson jugarían en un total de 10 partidos juntos entre 1955 y 1958, en los que «El Martillo» conectaría 13 imparables en 43 turnos al bate con 2 dobles, 1 triple, 6 empujadas y 1 cuadrangular.

A quien sí le tocaría vivir varios cuadrangulares como compañero de equipo de Aaron fue a Gil Garrido, quien jugó como segunda base, tercera base y campo corto de reserva en el equipo de Atlanta entre los años 1964 y 1972. En total fueron 292 encuentros en los que Garrido y Aaron compartieron tiempo de juego en el terreno, en los que este último conectó 81 cuadrangulares, 7 triples, 48 dobles, 314 imparables en 1018 turnos al bate (promedio de .308).

Garrido también estuvo presente en 9 partidos en los que Aaron conectó dos cuadrangulares. Nuestro compatriota incluso jugó en el partido en el que Aaron conectó su cuadrangular 600, el 27 de abril de 1971 frente a los Gigantes de San Francisco. En el último partido que jugaron juntos, el 3 de octubre de 1972 ante los Dodgers de Los Ángeles, Aaron bateó el cuadrangular 673 de su carrera.

El tercer panameño que logró jugar junto a Hank Aaron fue Iván Murrell, quien en 1974 jugó en su última temporada en MLB con el equipo de los Bravos de Atlanta. Esa temporada, con 31 años de edad, Murrell jugó como jugador de reserva de los Bravos, desempeñándose defensivamente en los tres jardines y en primera base.

Murrell y Aaron compartieron el terreno de juegos en 51 partidos en aquella temporada que sería la última de Aaron en Atlanta. Con 40 años de edad, «El Martillo» solamente batearía 20 cuadrangulares aquella temporada, 13 de los cuales se darían en un partido en el que también jugó Murrell. Esto incluye el partido del 4 de abril, cuando Aaron bateó su cuadrangular 714 con el que empató a Babe Ruth. Sí, un panameño jugó en ese partido en el equipo de Aaron.

El encuentro se celebró en el Riverfront Stadium, casa de los Rojos de Cincinnati. Hank Aaron bateó su cuadrangular que fue de 3 carreras en el primer episodio. Luego tendría 3 turnos más al bate y fue remplazado por Rowland Office. Curiosamente en el décimo episodio se remplaza a Office por un bateador emergente, el panameño Iván Murrell. Sin embargo, inmediatamente se produce otro cambio y Murrell es remplazado por Frank Tepedino, por lo cual Murrell no tuvo un solo turno al bate oficial. Esto se debe a que cuando Murrell entró al partido había un lanzador izquierdo, Tom Hall. Luego el equipo de Cincinnati llamó a un lanzador derecho para enfrentar a Murrell, que bateaba a la derecha, y el equipo de Atlanta trajo a otro bateador emergente, esta vez al izquierdo Tepedino.

Aún así Murrell aparece en el boxscore oficial como bateador emergente en el mismo lugar en el lineup que Hank Aaron:

Increíblemente un panameño ocupó el puesto del lineup de Aaron, aunque brevemente, en el partido en el que empató el récord de Ruth. Quedó para la historia.

Murrell no vio acción en el partido en el que conectó el batazo 715, pero si formaba parte de ese equipo y estuvo ahí en ese momento. Nuestro compatriota también jugó en el último partido de la carrera de Aaron en el que conectó 2 cuadrangulares, el 6 de agosto de 1974 ante los Padres de San Diego. Esos fueron los 727 y 728 de su ilustre carrera. Murrell entraría al partido como remplazo del propio Aaron en los jardines.

El último partido que Iván Murrell y Aaron jugaron juntos fue el 2 de octubre de 1974 ante los Rojos de Cincinnati. Ese día Aaron conectaría su cuadrangular 733, el último de su carrera con el equipo de Atlanta.

Además de Robinson, Garrido y Murrell, a otros 9 jugadores panameños les tocaría compartir el terreno de juegos con Hank Aaron, pero como adversarios. Ya sabemos que Pat Scantlebury, Ed Acosta y Humberto Robinson lanzaron contra él. A los demás les tocó jugar ante Aaron a la defensiva y con el bate.

A continuación les traigo un resumen de los panameños que disputaron por lo menos un partido oficial frente a Hank Aaron, excluyendo a los lanzadores que ya mencioné antes:

Jugador Años(s) Equipo(s) Cantidad de partidos
Dave Roberts 1962, 1964 Astros de Houston 9
Gil Garrido 1964 Gigantes de San Francisco 1
Adolfo Phillips 1964-1970 Phillies de Philadelphia, Cubs de Chicago y Expos de Montreal 68
Manny Sanguillén 1967, 1969-1974 Piratas de Pittsburgh 50
Iván Murrell 1968-1973 Astros de Houston, Padres de San Diego 36
Ramón Webster 1971-1971 Padres de San Diego 10
Rennie Stennet 1971-1974 Piratas de Pittsburgh 22
Ben Oglivie 1975-1976 Tigres de Detroit 19
Rod Carew 1975-1976 Mellizos de Minnesota 17

En total fueron 232 partidos disputados entre panameños y Hank Aaron, aparte de los 13 partidos de los lanzadores. En esos 232 encuentros Aaron conectó 64 cuadrangulares, incluyendo 4 partidos de dos cuadrangulares. Los panameños que más batazos largos vieron fueron:

Jugador Cuadrangulares de Hank Aaron que presenciaron
Adolfo Phillips 19
Manny Sanguillén 19
Iván Murrell 12
Rennie Stennet 7
Ramón Webster 3
Rod Carew 2
Dave Roberts 1
Ben Oglivie 1
Gil Garrido 0

Debemos destacar que muchos de estos jugadores presenciaron cuadrangulares de Aaron estando en la banca, pero no hay manera de cuantificarlos. Aquí les hemos traído los home runs que se conectaron en partidos en los que tanto Aaron como los panameños en cuestión vieron acción, ya sea como jugadores titulares o de la banca.

De forma general, los panameños adversarios de Aaron lo vieron batear para 0.311/0.590/0.375 con 64 HR, 35 2B, 3 3B, 158 sencillos y lo vieron poncharse 94 veces ante 86 bases por bolas.

Como dato curioso, Ben Oglivie era parte del equipo de Detroit al que Aaron le conectó el cuadrangular 753 de su carrera el 22 de junio de 1976. Rod Carew estaba en el equipo contrario cuando bateó los cuadrangulares 738 y 744, el 17 de mayo y el 11 de agosto de 1975, respectivamente.

Finalmente debo decir, ya para concluir, que fueron 16 veces en la historia en las que se jugó un partido en el que jugó Hank Aaron junto a otros tres panameños, y otras 55 veces en las que jugó junto a dos panameños, sean compañeros o adversarios.

No cabe duda que la historia de Aaron se cruzó varias veces con las de algunos de nuestros compatriotas durante su carrera en la MLB, algo que nos recuerda que en cualquier parte del mundo, donde menos lo esperamos, hay un panameño viendo y formando parte de la escritura de la historia universal. Siendo Hank Aaron un ser humano excepcional y una leyenda que nos acompañó hasta tiempos recientes, ha sido todo un honor para mi traerles esta reseña sobre uno de los hombres más impresionantes que ha pisado esta tierra y su relación con mis compatriotas, los jugadores panameños que dejaron su legado junto a Hammerin’ Hank en el mejor beisbol del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario