Jaime Barría, uno de los candidatos para el puesto de quinto abridor de los Angelinos, empezó su paso por la Liga del Cactus con el pie derecho al lanzar dos entradas en blanco durante la victoria por 7-5 de Los Ángeles de los Ángeles sobre los Rockies de Colorado el pasado domingo 23 de febrero en el Tempe Diablo Stadium.

Barría permitió un hit y ponchó a uno. Fue una buena señal para Barría, quien trata de recuperarse tras un difícil 2019, luego de una sólida temporada de novato en el 2018. Está en la lucha por ese último puesto dentro de la rotación de abridores junto a Matt Andriese, el dominicano Félix Peña, Patrick Sandoval y el venezolano José Suárez.

“Me sentí bien”, dijo Barría. “Fui capaz de atacar la zona de strike. El equipo me pidió que tratara de tirar el primer pitcheo en strike. Pude dominar un poco más. Estuve atacando la parte interna de la zona de strike y ubicando bien mis pitcheos en cambio”.

Barría, quien se presentó al campamento con 14 libras menos que el año pasado, espera que esa mejor forma física lo ayude a conseguir mejores resultados. El año pasado, Jaime Barría pasó la temporada moviéndose entre Triple-A Salt Lake y el equipo grande y nunca encontró su ritmo. Después de dejar 3.46 de efectividad en 26 aperturas por los Angelinos como novato, tuvo 6.42 en 19 juegos (13 aperturas) en la Gran Carpa el año pasado.

 “Estoy tratando de volver a ser el Jaime Barría del 2017 y del 2018”, aseguró Barría. “Era más flexible y más dominante. Sólo estoy tratando de recuperar esa forma”.

Otro aspecto a tomar en cuenta por los Ángeles es la posibilidad de que Shohei Ohtani regrese a la rotación de los Ángeles en algún punto del mes de junio. Eso reduciría las opciones para el panameño, aunque si llegado el momento Barría luce como en 2018 será difícil que pierda su puesto en la rotación. Lo que queda es trabajar duro y hacer las cosas bien.

Deja un comentario