Hace dos días se anunció que los Padres de San Diego designaron a Javy Guerra por asignación. Esto significa que Javy efectivamente ha sido sacado del roster de 40 hombres de los Padres.

Lo que viene ahora es lo siguiente:

  • Javy Guerra entrará a la lista de waivers, donde cualquier equipo lo podrá reclamar y quitárselo a los Padres.
  • Si algún equipo se lo lleva, la nueva organización tendrá que agregarlo a su roster de 40 jugadores. Como Javy ya no tiene opciones de Ligas Menores le tocaría formar parte del bullpen de Grandes Ligas del que sería su nuevo equipo.
  • Si ningún equipo lo reclama, los Padres podrán dejarlo en libertad o asignarlo a alguna de las sucursales de Ligas Menores. De esta manera seguiría vinculado a San Diego bajo la figura de contrato de Ligas Menores.

Aquí en MLBPTY escribimos hace algunos años sobre la situación especial de nuestro compatriota, explicando en detalle lo que pasaría si Javy no lograba lanzar bien con San Diego. Este es el artículo que escribimos aquella vez:

Lo que Javy Guerra debería hacer para salvar su carrera con Los Padres

En esa ocasión explicamos la difícil situación en la que se encontraba el panameño. Al no tener opciones de Ligas Menores disponibles, Javy no puede ser enviado a Ligas Menores sin que tenga que ser designado por asignación, tal como sucedió esta semana.

Y el principal problema de Javy es, precisamente, la falta de desarrollo como lanzador en Ligas Menores. Javy Guerra no está listo para ser un lanzador en Grandes Ligas y desde que subió como relevista en 2019 ha tenido una lucha cuesta arriba por desarrollarse como lanzador en un ambiente extremadamente competitivo. 

Personalmente pienso que los problemas que ha tenido Javy como lanzador no son su culpa. Yo estoy convencido que el hombre tiene mucho talento, pero no se le ha dado la oportunidad de acostumbrarse a ser lanzador. Hasta el día de hoy Javy Guerra apenas ha lanzado 52 episodios como profesional desde que fue convertido al montículo en 2019. Eso incluye 27.2 episodios en MLB y 24.1 en Ligas Menores. 

Es absurdo pensar que un jugador que la mayor parte de su carrera profesional fue un campo corto pueda convertirse en relevista de la noche en la mañana, especialmente si solamente se le permite lanzar 24 episodios en Ligas Menores. 

En su momento Mariano Rivera jugó como campo corto en los Torneos Nacionales. Pero Mariano fue firmado como lanzador y previo a debutar en MLB lanzó 423 episodios en Ligas Menores. Eso es casi 20 veces más experiencia en el montículo que la que Javy tuvo antes de subir a MLB. Ramiro Mendoza lanzó cerca de 500 episodios antes de llegar a Grandes Ligas; lo mismo se puede decir de Manny Acosta, que acumuló cerca de 300 episodios antes de debutar con Colorado en 2006. Bruce Chen lanzó cerca de 600 episodios en las menores antes de subir con Atlanta en 1998. 

Es decir, cualquier lanzador panameño que ha llegado a Grandes Ligas en los últimos 20 años ha llegado con al menos 300 o 400 episodios de experiencia en las menores. A Javy básicamente se le pidió aprender a lanzar en Grandes Ligas. ¿Le fue mal? Por supuesto. ¿Qué esperaban?

Solo a los Padres de San Diego se les ocurre hacer algo así. A Allen Córdoba lo dañaron en 2017. Ese mismo año fallaron miserablemente en tratar de convertir a Christian Bethancourt en relevista, a pesar de que es un buen receptor. Ahora lo hicieron con Javy Guerra y 4 años después solo ha podido lanzar 52 episodios, 27 de los cuales fueron en un ambiente poco apropiado para el desarrollo de un lanzador «novato».

Espero no me malinterpreten con estos comentarios. Javy Guerra tiene un enorme talento, con un brazo poderosísimo y un sinker que promedia 98 millas por hora. Según Statcast, en 2020 Guerra tuvo el cuarto sinker más rápido en Grandes Ligas:

Pero de nada sirve que lance tan duro si no tiene control y además no logra ponchar bateadores. Hace un año escribí un artículo analizando en detalle el problema del arsenal del panameño:

Javy Guerra y el problema del sinker

Una vez más, yo creo que nada de esto es culpa de Guerra. Es decir, ¿cuanto le podemos pedir a alguien que toda su vida fue campocorto y que solo lleva 50 episodios como lanzador profesional?. Y pasar la mayor parte del 2021 en la lista de lesionados ciertamente no ayudó mucho. Si lo que le ha pasado a este hombre no es mala suerte, entonces no sé que pensar.

Lo que creo que pasará a partir de ahora es que ningún equipo reclamará a Guerra, pues les tocaría ponerlo a lanzar en Grandes Ligas y la pesadilla continuaría. A menos que lo dejen en libertad, personalmente creo que los Padres lo reasignarán a Ligas Menores y lo enviarán a High-A o a Doble-A para que aprenda a lanzar. El poder en la recta lo tiene, lo que le falta es experiencia, trabajar en su control, en el comando de sus pitcheos, en la manera correcta de atacar a un bateador para aprovechar esa recta explosiva que tiene.

Yo no creo que este sea el fin. Yo le veo mucho futuro a Guerra, pues el talento lo tiene y eso es algo que no se puede enseñar. Él aún es joven (26 años) y creo que con un el tiempo apropiado en la granja de algún equipo de MLB logrará superar su inexperiencia y eventualmente volverá a Grandes Ligas.

Mientras tanto, yo seguiré observando y deseándole lo mejor para su carrera profesional.

2 Comentarios

  1. Un escrito nada profesional. En una columna dónde no detalla la buena carrera en ligas menores que estuvo Javy. No es mala suerte es que San Diego tiene eso no olvidemos el tema de Betancourt y además lo que pasó con Tatis Jr el mejor SS lo querían poner en los jardines. Javy va a tener oportunidad en otro equipo de eso estoy seguro.

    • ¿De qué carrera en Ligas Menores estás hablando? Javy Guerra dejó el campo corto en 2018. Desde 2019 es un lanzador relevista y apenas ha podido lanzar 24 episodios en Ligas Menores. Ahí no hay nada que destacar, pues es absurdo pensar que un lanzador puede llegar a Grandes Ligas con solo 24 episodios de experiencia profesional.

      El objetivo del artículo es resaltar que a Javy Guerra le tocó convertirse en lanzador de la noche a la mañana y que no se le dio la oportunidad de foguearse en Ligas Menores, pues es un jugador que desde 2020 no puede ser enviado a Ligas Menores sin pasar por el proceso de waivers. Básicamente ha estado obligado a aprender a lanzar en el bullpen de Grandes Ligas, donde no hay oportunidades para equivocaciones.

Deja un comentario