Las siguientes preguntas han sido formuladas por el reportero Ken Rosenthal del medio digital The Athletic. En su artículo Baseball faces many questions as it deals with coronavirus Rosenthal trata de contestar las preguntas más apremiantes que se formulan en MLB luego de que el Coronavirus haya causado la suspensión de la temporada de la NBA. Si la MLB seguirá el mismo camino o no, no lo sabemos.

Esas son las preguntas a corto plazo que la liga debe enfrentar en las próximas horas. Las preguntas a largo plazo también están aumentando:

¿Debería la MLB comenzar la temporada a tiempo, pero sin la asistencia de fanáticos?

Un jugador dijo que el ambiente para tales juegos sería similar al de los partidos en la Liga Rookie, solo en parques de Grandes Ligas con talento de Grandes Ligas. Pero después de la decisión de la NBA de suspender la temporada, no está claro si el béisbol estaría dispuesto a embarcarse en tal plan, particularmente cuando el miércoles el estado de Washington prohibió aglomeraciones en tres condados hasta fines de marzo y el estado de California emitió un recomendación similar.

Un ejecutivo de un equipo indicó que la MLB podría no necesitar actuar tan dramáticamente como la NBA porque la mayoría de sus juegos se juegan en estadios al aire libre en lugar de arenas cerradas. Pero otro ejecutivo, refiriéndose a la posibilidad de una mayor intervención del gobierno, dijo: «Creo que pronto todo este asunto nos será quitado de las manos».

¿Se pueden reubicar los juegos?

Los Marineros, después de enterarse el miércoles de que no podrían jugar su primer partido en Seattle, parecían inclinarse hacia la mudanza de los juegos al complejo de entrenamiento de primavera en Peoria, Arizona. Sin embargo, el béisbol prefiere jugar juegos de temporada regular en estadios de Grandes Ligas. Y, en todo caso, ¿quién puede decir que en dos semanas el virus seguirá siendo un problema menor en Arizona?

La rápida propagación del virus hace que la reubicación de los juegos sea problemática y quizás no valga la pena el problema logístico. Como dijo el miércoles el mánager de los Ángeles, Joe Maddon, «dicen que la costa oeste es más susceptible, ¿verdad? ¿Pero en qué punto Denver se vuelve susceptible? ¿Y Dallas?».

En este punto, ninguna ciudad es un refugio seguro.

¿Qué tan viable es una temporada más corta?

Es bastante viable, considerando que las temporadas anteriores se han retrasado o interrumpido por paros laborales, más recientemente en 1995, cuando los equipos comenzaron a jugar a fines de abril y el calendario consistía en 144 en lugar de 162 juegos.

Idealmente, los propietarios querrían jugar una temporada completa y no sacrificar dinero de asistencia, contratos de televisión y otras fuentes de ingresos. Un paso extremo sería que MLB cancele el Juego de las Estrellas en el Dodger Stadium y use esa semana para recuperar los juegos. Según una fuente dentro de MLB, ya se ha discutido la idea de extender la temporada más allá de su conclusión programada para el 27 de septiembre y jugar juegos de postemporada en sitios neutrales con parques abovedados o con techo retráctil.

Si ocurriera un cierre, ¿cómo reanudarían los equipos su preparación para la temporada?

Los miembros de los equipos en MLB se han estado haciendo esta pregunta en los últimos días, sabiendo que pronto podrían ingresar a territorio desconocido.

En 1995, los jugadores pasaron por un entrenamiento abreviado de primavera una vez que terminó la huelga, y MLB permitió que los equipos llevaran jugadores adicionales durante un breve período al comienzo de la temporada. La diferencia ahora es que las Ligas de la Toronja y Cactus están actualmente activas y los lanzadores están pasando por sus progresiones normales, aumentando sus conteos de lanzamiento a medida que avanzan hacia el inicio de la temporada.

«Apuesto a que retrasaremos el inicio de la temporada y nos refugiamos en nuestros complejos de entrenamiento de primavera», dijo un ejecutivo. «Pondríamos (a los jugadores) en cargas de trabajo ligeras con la idea de mantenerlos preparados y que cuando se anuncie el inicio de la temporada les damos de dos a tres semanas para volver a subir el nivel de juego».

Sin embargo, sería difícil para los equipos determinar cómo manejarían un retraso sin saber cuánto tiempo sería. También sería difícil para el béisbol anunciar una fecha de inicio firme sin saber qué impacto podría tener el virus en las próximas semanas.

«No sé qué tipo de parámetros vamos a tener», dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts. «No sé si nos mantendrán juntos o si se nos permitirá ir por caminos separados. No sé si seremos puestos en cuarentena. No lo sé.»

¿Se les pagaría a los jugadores por cualquier juego que se perdieran?

Las preocupaciones financieras son triviales en medio de una pandemia, pero no obstante son un problema potencial. A los jugadores en el pasado (1995) no se les pagó por los juegos perdidos por el paro laboral. Pero según una fuente, el sindicato en este caso tomaría la posición de que los jugadores merecerían sus salarios completos incluso en una temporada más corta. El béisbol no es un deporte con un tope salarial, y los salarios no están vinculados a los ingresos.

Un representante de un equipo discrepó enfáticamente, diciendo que no sería realista esperar que los equipos mantengan nóminas completas mientras operan sin ingresos. El funcionario invocó el término «fuerza mayor», una cláusula común en los contratos que esencialmente libera a ambas partes del cumplimiento de una obligación debido a una circunstancia extraordinaria, un «acto de Dios».

El coronavirus ciertamente se ajusta a ambas descripciones.

 

Deja un comentario