Bombazos de panameños en clásicos de otoño

0
783

Desde 1903 cuando los Boston Americans vencieron a los Piratas de Pittsburgh 5 juegos contra 3 en la primera Serie Mundial que definía al campeón de la Grandes Ligas de la época moderna numerosas historias y hazañas se han escrito durante el desarrollo de estos clásicos de otoño hasta este momento.

Si embargo, no fue hasta 57 años después que un pelotero panameño pudo participar de estas finales que en la gran carpa. El 5 de octubre de 1960 el legendario Héctor López se llevó este honor, al jugar con los Yankees de Nueva York en la Serie Mundial contra casualmente los Piratas de Pittsburh.

Héctor López con los Yankees de Nueva York

Ese dia en el estadio Forbes Filed, el colonense bateó un imparable en 5 turnos, pero su equipo perdió 6×4 y al final los Piratas se llevaron el campeonato en 7 juegos. López bateó de segundo en la alineación junto a una constelación de estrellas de los llamados Mulos de Manhattan como Roger Maris, Mickey Mantle, Yogui Berra, Tony Kubek, Elston Howard, Whitey Ford y dirigidos por el inmortal Casey Stengel. López jugó 5 de estos clásicos de forma seguida y en 15 juegos, acumuló un promedio de bateo de 286 producto de 8 hits en 28 turnos al plato.

Luego del jardinero de los Yankees, otros 12 peloteros criollos han podido participar de estas Serie Mundiales, de los 63 panameños que han vestido un uniforme en la gran carpa.
La trilogía de Piratas Many Sanguillen, Omar Moreno y Rennie Stenett, lo hicieron en 1979 contra los Orioles de Baltimore. El expreso chiricano, Allan Lewis, con sus zapatos blancos. Lo hizo en 1972 y 73 con los Atléticos de Oakland en contra de Cincinnatti y los Mets, respectivamente.

Ben Oglivie estuvo presente en 1982 jugando para los Cerveceros contra San Luis y el coclesano Juan Berenguer tuvo marca de una derrota sin victoria en 1987 jugando para Minessotta contra San Luis.

Benjamin Oglivie con los Cerveceros de Milwaukee

El mejor taponero de todos los tiempos en la MLB, Mariano Rivera participó en seis ocasiones y el santeño Ramiro Mendoza en tres con la casaca de los Yankees de los Nueva York. Rivera tuvo promedio de 0.99 en CLP 9 salvados y marca de 2 triunfos y una derrota y Mendoza un triunfo sin derrotas.

En 1998 en la serie contra los Padres, en un mismo partido jugaron Mendoza como abridor, Rivera como cerrador y Rubén Rivera como corredor emergente, jugando este último para San Luis. El santeño resultó el lanzador ganador y Rivera salvó el juego que quedó 5×4. En esa misma serie Rubén le conectó un imparable en dos turnos a Mariano siendo la única vez en la que dos primos nacidos en Panamá se enfrentaban en estas series finales.

Manny Corpas también forma parte de este listado al jugar con Colorado la final con el Boston en 2007. Mientras que el chiricano Carlos Ruiz, jugó en dos de estas finales en 2008 y 2009, con los Filis de Filadelfia, contra Tampa Bay, donde fueron campeones y contra los Yankees donde perdieron en seis encuentros.

Carlos “Calicho” Ruiz con los Phillies

Calicho conectó en total 12 imparables en 34 turnos con el madero para un promedio .352 y dos cuadrangulares. Este último renglón es el que queremos destacar en este escrito, sobre los peloteros panameños que han logrado sacar la bola del estadio en un partido de los clásicos de otoño en la Gran Carpa.

Fue casualmente Héctor López, quien también obtuvo el honor de ser el primer jugador nacido en la tierra del canal en llevarse la barda en un partido de Serie Mundial.
Esto ocurrió el 9 de octubre de 1961 en el Crosley Field de Cincinnatti, en el quinto y último juego de esa final, en el cuarto episodio contra los envíos de Bill Henry con dos mulos en base. El juego terminó 13×5 a favor de los Yankees y López bateó además un triple, anotó dos carreras e impulsó a cinco compañeros. López disparó 136 jonrones en su carrera y solo uno en estos clásicos.

El 20 de octubre de 1982 Ben Oglivie jugando para los Cerveceros se convirtió en apenas el segundo panameño en realizar esta proeza al dispararle cuadrangular al dominicano Jesús Andujar de forma solitaria en el Bush Stadium de San Luis en el séptimo partido. El estacazo de Oglivie fue en el quinto acto y empataba el juego a una carrera por bando, pero al final el partido lo ganaron los Cardenales 6×3 y el título de esa temporada. El cañonero panameño ligó para 222 en esa serie con seis hits en 27 viajes al cajón de bateo. En su carrera en la gran carpa disparó 235 vuela cercas.

Como mencionamos Carlos Ruíz con Filadelfia es el único criollo que ha disparado dos cuadrangulares en Serie Mundiales. El primero fue el 25 de octubre de 2008 en el Citizens Bank Park contra Matt Garza de Tampa Bay en el segundo acto del tercer juego de esa final para conducir a su equipo a un triunfo de 5×4 .

Al año siguiente, el 3 de octubre, contra los Yankees de Nueva York, también en el tercer juego de la serie final, el chiricano le devolvió un lanzamiento a Phil Hughes en el noveno capítulo entre el jardín izquierdo y central lo que provocó que entrara de relevo el hombre de arena, Mariano Rivera quien controló sin mayores problemas a sus oponentes para apuntalar el triunfo 8×5.

Deja un comentario