1. Su figura: El árbitro debe llegar o estar bien vestido con su uniforme íntegro, completo. Sus zapatos limpios, su gorra sin detalles y bien visible. Los árbitros deben de demostrar una buena presencia física, con autoridad en el terreno de juego siempre.

2. Conocimientos: Un buen árbitro debe de tener conocimiento pleno de las normas y conocimientos sobre reglas para aplicarlas, por lo que deben de estar leyendo y capacitándose sobre reglas constantemente.

3. Juicio: Un árbitro debe de mostrar siempre un juicio impecable. Los árbitros de home y de bases mejoran a medida que avanza el juego.

Estos van cantando outs, safes, bolas, strikes y jugadas de acuerdo con las situaciones del juego. A veces ellos cometen errores y desde luego, son humanos. Sin embargo, deben de estar en el lugar correcto y preciso para emitir un juicio o decretar una sentencia.

4. Capacidad: El árbitro debe tener la capacidad y poseer «argumentos» sobre las situaciones posibles que se le presenten en el juego y sobre todo las que aparezcan de forma imprevistas.

5. Juego de piernas: Un buen árbitro debe de exhibirse con sus movimientos y juegos de piernas. Estar o llegar tan rápido posible a una jugada. Buscar y encontrar el ángulo correcto y posesionarse para definir una sentencia. Ah, y la mecánica de comunicación entre los árbitros con señales claras es importante.

Deja un comentario